Cuando un chico debe atravesar la enfermedad de su hermano aparecen las dudas, los temores, el miedo, la inquietud y algunos celos y sentimientos de culpa. Sofía Becco Vidal, especialista del Hospital Universitario Austral, explica cómo actuar ante esta situación.

hermanos

La relación entre hermanos es un vínculo muy especial, que conlleva una cercanía e intimidad poco compartida con otras personas. Se pueden vivenciar sentimientos de complicidad, intimidad, amistad, generosidad; y a su vez aquellos vinculados con la competencia, los celos, la inseguridad o la envidia.

La licenciada Becco Vidal, psicóloga Infanto-Juvenil y coordinadora de la Sala de Juegos Terapéutica del Hospital Austral, explicó qué sucede cuando un hermano enferma y cuáles son los pasos a seguir. “La enfermedad irrumpe en la vida de un niño de modo disruptivo y deja a una familia entera estremecida”, aseguró.

La especialista afirmó que en esa situación se brinda una gran cantidad de información, diagnósticos, consultas médicas y diversos estudios que “despiertan angustia, dudas, incertidumbre, culpas, enojos o temores”. Y agregó que allí se comienza a observar “qué sucede con los otros niños que forman parte de la familia, los que también son pequeños y se encuentran atravesando una situación difícil y compleja, que muchas veces no llegan a comprender”.

hermanos

Debido a los cambios en las rutinas que se experimentan, la licenciada afirmó que “suele suceder que el niño enfermo reciba mucha atención y contención en este tiempo debido a su enfermedad médica, y por eso el hermano ‘deberá’ durante este tiempo ‘ceder’ a sus padres para que puedan estar atentos a este hermano enfermo”.

Por ende, la situación de una enfermedad implica un desplazamiento de la atención durante un tiempo usualmente prolongado y de gran intensidad. Becco Vidal aseguró que es allí cuando surgen las dudas sobre cómo acompañar a los demás niños de una familia: “¿cómo le explico lo que está sucediendo? ¿Cómo hago para que no se sienta dejado de lado o triste cuando no podemos estar con él?”

La especialista explicó que existen diversos métodos que pueden realizar los padres para acompañar del mejor modo posible al hermano de un niño enfermo. Explicar de forma clara qué es lo que sucede, brindar tiempo y espacio a todos los hijos y quitarle exigencias a aquellos que no están enfermos, son algunos de ellos.

“Durante la enfermedad de un niño suele suceder que sus hermanos bajan el rendimiento escolar o tienen conductas más demandantes, por lo que es fundamental ser pacientes, comprensivos y contenedores frente a ello”, argumentó Becco Vidal. Y aseguró que es importante que los hijos sigan vinculándose de manera natural y espontánea, además de estar atentos ante sentimientos de culpa que pueden sufrir los hermanos en relación a la situación del niño enfermo.

El Hospital Austral cuenta con una Sala de Juegos Terapéutica, ubicada en el sector de Pediatría, en la que se trabaja “acompañando a los pacientes enfermos que se encuentran internados y a sus familias”, explicó la especialista. Becco Vidal afirmó que “los hermanos están siempre invitados a venir a visitar a los pacientes y a jugar con ellos en la Sala, e incentivamos este vínculo.

El equipo de especialistas ofrece un horario semanal exclusivo para hermanos los días martes a las 12 hs, guiado por una Psicóloga. “Hablamos sobre lo que le está sucediendo a sus hermanos internados, las enfermedades que tienen y qué significan, cómo son los tratamientos, qué son todos los aparatos médicos y los procedimientos que se deben realizar y cómo son los cambios que están atravesando en su vida, entre otras cuestiones”, completó la licenciada.

Contacto:

*Lic. Sofía Becco Vidal
Psicóloga Infanto-Juvenil
Coordinadora Sala de Juegos Terapéutica
Hospital Universitario Austral
SBECCO@cas.austral.edu.ar
saladejuegos@austral.cas.edu.ar