Novedades


Del 1º al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna

En más de 170 países, durante siete días, se pondrá especial atención a la promoción de la salud y del bienestar de los niños. Este año el lema es “Comprendiendo el pasado. Planificando el futuro”.




5 preguntas y respuestas clave sobre lactancia


1) ¿Qué beneficios le trae la lactancia al bebé?
Para el bebé es muy importante la lactancia porque le brinda la protección que necesita para evitar infecciones, lo protege contra alergias, hace que tenga un mayor desarrollo cognitivo, un mejor desarrollo psico-motor, emocional y social, una mejor respuesta a las vacunas, mayor capacidad de reacción frente a enfermedades, menos problemas dentales y de ortodoncia, menor incidencia a la diabetes, y menor incidencia de síndrome de muerta súbita.


2) ¿Qué nutrientes tiene la leche materna?
La leche materna tiene varios nutrientes. Por ejemplo, contiene proteínas que el bebé puede digerir fácilmente. La cantidad de proteínas que tiene la mamá en su leche es perfecta para el crecimiento del niño y para un buen desarrollo del sistema nervioso.


También tiene lípidos que se ven afectados por la dieta de la mamá. Estos lípidos contienen ácidos grasos de cadena larga que favorecen el desarrollo neurológico del bebé.


Además la leche materna tiene un alto contenido de hierro, en comparación con las leches de fórmula. Una de las ventajas más destacables del hierro es que se absorbe muy bien en el intestino del bebé. También tiene anticuerpos de la madre –llamados inmunoglobulinas- que pueden evitar infecciones en el bebé.


3) ¿Hay una postura ideal para amamantar?
No, no hay una postura ideal. Lo mejor es que la mamá esté bien sentada y use almohadones para estar cómoda. Los lugares tranquilos son ideales para que esté relajada y pueda amamantar sin sentirse incómoda.


4) ¿Qué puede hacer una mamá cuando no tiene leche?
Primero, habría que ver por qué no produce leche, ya que a veces se puede estimular amamantando con más frecuencia, y asegurando la posición del bebé al pecho. Por otro lado, si no hay leche, es posible utilizar medicamentos como domperidona y occitoxina para estimular la secreción hormonal, aunque siempre bajo indicación médica.


5) ¿Se puede guardar la leche materna? ¿De qué manera?
Sí, se puede conservar a temperatura ambiente durante seis horas. En la heladera  (no en la puerta aunque sí en el interior) se puede guardar durante 48 horas, y finalmente en el freezer por seis meses.


Como cada año a comienzos de agosto, la Argentina se suma una vez más a la Semana Mundial de la Lactancia Materna, una iniciativa que, organizada por la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (WABA por sus siglas en inglés), tiene como objetivo promover la salud y el bienestar de los niños, pero además generar sensibilización respecto a la importancia de la lactancia materna y los beneficios que este alimento genera.


El lema de esta campaña, que cumple 10 años. es “Comprendiendo el pasado. Planificando el futuro”. En esta oportunidad, además se conmemoran los 10 años de la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y el Niño Pequeño, promovida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF.


La estrategia es una guía sobre la importancia que tiene la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, pero también respecto al papel fundamental que juegan las prácticas de alimentación correctas para lograr un estado de salud óptimo.


“Desde nuestra institución deseamos aportar a esta iniciativa remarcando algunas de las políticas que el Hospital sostiene y defiende desde sus orígenes, aunque también reconociendo aquello que aún nos falta mejorar para fomentar la lactancia”, comenzó diciendo la Dra. Paola Vaccaro, médica del staff de Neonatología del Hospital Universitario Austral (HUA), principal responsable de esta temática en el HUA.


“A lo largo de estos años hemos brindado incondicional apoyo a cientos de madres y recién nacidos que se iniciaban en esta hermosa, pero a veces difícil, tarea de sostener la lactancia materna exclusiva, fundamentalmente porque sabemos que se trata no sólo de un modo de alimentación sino también de un modelo de crianza conciente y basada en el apego. Somos concientes que, desde el nacimiento hasta la externación mediante la internación conjunta, sólo se transitan los primeros pasos de este largo camino, pero consideramos que éstos son cruciales”, sostuvo la Dra.


Ocurre que la mamá y el bebé, una vez en su casa, seguirán su camino teniendo que lidiar a menudo con una comunidad que por insensibilidad o por ignorancia, representará un obstáculo para sostener la lactancia.


Medidas indiscutidas
Siguiendo la línea de las políticas internacionales de promoción y de protección de la lactancia materna que marcan el rumbo de ciertos estándares de calidad indiscutidos, en el HUA hay algunas prácticas que se realizan diariamente.


Entre las principales, tal como enumeró la Dra. Vaccaro, se cuentan: “La cercanía entre los padres, el neonatólogo y la enfermera, más allá de que el parto se haya producido de manera natural o por cesárea. La idea es que pasando prácticamente inadvertidos, los profesionales puedan supervisar el momento y defender que el clima que se viva sea amigable y favorezca el contacto desde el primer minuto de vida”. Por otro lado, el ambiente debe ser cálido, privilegiando el silencio y la mayor intimidad posible; y favoreciendo siempre la participación del papá.


“Además, en caso que no se produzca ninguna complicación, inmediatamente después del parto, el bebé es puesto sobre el pecho de la mamá, para que si ambos lo desean pueda darse el primer acto de amamantamiento”, completó la especialista.


“Más tarde, añadió Vaccaro, la mamá, el papá y el bebé se van juntos hasta la  habitación, dando lugar a la llamada ‘internación conjunta total’. Esto quiere decir que el espacio de permanencia del bebé durante los 2 días posteriores al nacimiento, será la habitación junto a su familia”.


Durante la internación, madre e hijo serán visitados por la Enfermera Neonatal formada en lactancia, quién será la encargada de orientar, acercar consejos y brindar información técnica pero sobretodo, contención emocional a la madre  y su familia. Por su parte, el Neonatólogo será el encargado de revisar diariamente al bebé.


Por último, en el HUA, se cuenta con el constante apoyo de una Puericultora que recorre cada habitación sumándose a la labor de médicos y enfermeras.


Irse a casa
Debido a la importancia del control luego de las primeras 48 hs de vida, hay sobrados motivos médicos que justifican la consulta, una de las más ponderadas para constatar en qué etapa de crisis o afianzamiento se encuentra la lactancia materna.

Ocurre que, en la mayoría de los casos, el cuarto o quinto día de vida del bebé es crítico, y dependiendo del asesoramiento médico y las recomendaciones, la lactancia puede consolidarse o sucumbir.


“Las mamás de bebitos que deben quedar internados en la Unidad de Terapia Intensiva Neonatal, cuentan con un Lactario las 24 horas, y son permanentemente apoyadas y estimuladas para lograr alimentar a sus  bebés con leche propia. Asimismo, ni bien el paciente tiene la mínima estabilidad clínica, es sacado de la incubadora y se lo pone en contacto piel a piel”, consignó la especialista.


Por último, cabe destacar que la permanencia de los padres dentro de la unidad de terapia intensiva es libre las 24 hs, con mínimas restricciones en los cambios de turno de enfermería. En este sentido, es valioso el efecto contagioso y estimulante que se genera entre las mamás. Esto es sumamente facilitador para la lactancia.


Contacto:
*Dra. Paola Vaccaro
Médica del staff de Neonatología
Hospital Universitario Austral
PVACCARO@cas.austral.edu.ar


 


 


Fecha: 01/08/2012