logo

foto neumono

El Servicio de Neumonología brinda atención a pacientes con enfermedades del tórax, principalmente de patologías respiratorias.

Atiende a pacientes en consultorios externos y, además, realiza seguimiento de pacientes en Internación y en Unidad de Cuidados Intensivos.

Cuando comenzó sus actividades en el año 2000, el Servicio atendía básicamente patologías como asma, bronquitis crónica y neumonías.

Acompañando al crecimiento del Hospital comenzó a recibir derivaciones de otros centros, y a recibir patologías poco frecuentes.

Actualmente, además de ocuparse de las consultas de Neumonología, el Servicio ha desarrollado una especialización en las nuevas áreas que nos proponen a la vanguardia en Prevención, Educación y Tratamiento de las Patologías Respiratorias.

Jefe del Servicio
Dr. Daniel Pérez Chada.

Boton2

Miembros

Asma

El asma es una enfermedad muy común que a veces no se reconoce porque se la designa bajo otros nombres (broncoespasmo, tos crónica, bronquitis asmatiforme, sibilancias) o porque la persona que la sufre se acostumbra a convivir con la enfermedad. El servicio de neumonologia cuenta con un programa de atención de pacientes asmáticos.

El asma es una enfermedad común que afecta entre el 1 al 18% de las poblaciones según los distintos países. En Argentina según datos del estudio ISAAC  el 8 % de los niños entre 13 y 14 años sufren de asma y según una encuesta del Ministerio de Salud 6% de los adultos entre 20 y 44 años tienen asma.

El mecanismo causante del asma es la inflamación crónica del tejido epitelial que recubre las vías aéreas. Esta inflamación produce hiperreactividad de las bronquios y vías de menor calibre que clínicamente produce obstrucción, con síntomas de tos, falta de aire, cerrazón de pecho y ronquidos o sibilancias audibles.

El  grupo cada vez mas afectado en todo el mundo son los niños entre 5 y 17 años.  Los síntomas pueden presentarse ante estimulos como las infecciones virales, el ejercicio o la exposición a aerosoles, cambios bruscos de temperatura o la actividad fisica. La presencia de síntomas nocturnos es un indicador de que la enfermedad no esta controlada. El impacto mas claro se da en el ausentismo escolar.  La enfermedad parece afectar principalmente a los niños de los centros urbanos y a los grupos socioeconómicos mas vulnerables.

Mientras que en niños el 70% tienen síntomas de alergia acompañantes, en adultos el asma puede no asociarse a alergia en la mitad de los casos. Generalmente la rinitis crónica y el reflujo gastroesofágico acompañan o empeoran los síntomas.

Cuando una persona consulta con cuadros de obstrucción bronquial y semiología que sugiere broncoespasmo el diagnostico de asma tiene que considerarse como uno de los más frecuentes, y no considerarse como cuadros de bronquitis a repetición, o alergia bronquial como a veces se los termina rotulando. Esto puede llevar a retrasar el inicio del tratamiento, que tiene la potencialidad de revertir los síntomas , normalizar la función pulmonar y principalmente evitar las consultas a guardias, las internaciones y la morbimortalidad del asma. Otra barrera es la creencia de que la enfermedad se inicia siempre en la infancia: hay pacientes que debutan cuando son expuestos ocupacionalmente a desencadenantes, o en eventos como el embarazo o la menopausia.

El diagnostico de asma se confirma y la enfermedad se estadifica con la realización de la espirometría. En toda persona que presenta cuadros de broncoespasmo es útil  realizar la medición de la función respiratoria (espirometría)  para confirmar si existe la obstrucción y medir su gravedad. Como esta enfermedad se caracteriza porque la obstrucción bronquial es variable, pacientes puede tener espirometría normal si esta fuera de crisis, y presentar obstrucción cuando se halla sintomática. Existe también pacientes en que la percepción de los síntomas está divorciada de la magnitud de la obstrucción bronquial, y son los que requieren mayor seguimiento y vigilancia.

Muchos estudios demuestran que los pacientes están habituados a convivir con síntomas respiratorios, a perder días de trabajo por los síntomas o a limitar su actividad (p.ej:  evitando la actividad fisica). Otra barrera son las creencias equivocadas acerca del riesgo cardiovascular de las medicaciones inhaladas – una de las mejores evidencias de que el  riesgo del asma no es la  muerte cardiovascular fue generada en Argentina desde el Hospital Maria Ferrer – o la preocupación de tornarse adictos a la medicación.

La gran mayoría de los pacientes responden favorablemente al tratamiento antiinflamatorio. Los broncodilatadores son útiles para revertir los síntomas agudos, pero cuando el uso de estos broncodilatadores se hace frecuente – más de un aerosol mensual- se debe considerar la adición de medicación antiinflamatoria. Los corticoides inhalados y el montelukast son medicaciones que han demostrado la capacidad de controlar satisfactoriamente la enfermedad. Existen además broncodilatadores de acción prolongada que han simplificado el uso de la medicación y tienen beneficios sinérgicos con los corticoides inhalados.  Los corticoides orales o inyectados pueden utilizarse para suprimir un ataque, pero no son recomendables como medicación de mantenimiento salvo que no se logre el control con las demás medicaciones.

Es muy frecuente que errores en la maniobra impidan que la medicación inhalada cumpla su función. Es central que todo el equipo de salud aprenda a realizar las maniobras, instruya al paciente y rechequee como se realizan en todas las oportunidades. En los niños, es común el uso de aerocámaras para garantizar que la medicación llegue al sitio donde actúa. Como muchos pacientes consultan solo a la guardia y cuando están sintomáticos, hay que aprovechar todas las oportunidades posibles para instruir sobre el carácter crónico y la base inflamatoria de la enfermedad, y la necesidad de seguimiento y de usar la medicación.   Es bueno recordar que el tratamiento se puede disminuir cuando la enfermedad ha sido controlada. Una barrera que debe considerarse es la falta de acceso a las medicaciones.

Como todas las enfermedades crónicas, el crear una buena relación médico/paciente que favorezca que el asmático lleve adelante su propio cuidado, conozca como y cuando usar medicaciones de mantenimiento y de rescate y  evite desencadenantes de episodios.  También es necesario prevenir infecciones mediante la vacunación antigripal y antineumocóccica (en Argentina indicada para el asma grave) y evitar la exposición al humo de tabaco propio y ajeno.  A veces entregar un plan escrito de acción para el caso de un ataque puede significar una gran diferencia.  Esto también es aplicable para los niños y los adolescentes, hacerlos participes del manejo de su enfermedad.

Un recurso útil para conocer sobre la enfermedad es la Iniciativa Global sobre el Asma, que contiene textos en castellano y puede visitarse en el sitio http://www.ginasthma.org/

Fuentes: Servicio de Neumonologia del Hospital Austral.

Referentes:

Dr. Alejandro Videla
Dr. Nicolás Gastón Alberini
Dra. María Eugenia Franchi
Dr. Kyu Tai Chung

Clínica del Sueño

Es cada vez mayor el conocimiento sobre lo que ocurre cuando dormimos.

Si tiene problemas para dormir, pida ayuda, hay soluciones.

Información general sobre los trastornos del sueño.

Hay muchos trastornos del sueño, pero los más comunes son:

Apnea del sueño, generalmente asociada a ronquidos y somnolencia diurna; insomnio, dificultad para conciliar o mantener el sueño, problemas por horarios cambiantes de trabajo o viajes,y mantener un horario regular de sueño: privación del sueño, a veces también, debido a hábitos personales y otros trastornos por conductas o hábitos que interrumpen el sueño.

Esta comprobado que estas alteraciones, desencadenan o pueden exacerbar enfermedades clínicas o psiquiátricas subyacentes, por lo que la Comunidad Médica y el Hospital Universitario Austral han decidido prestar especial atención a aquellos pacientes que tengan algún signo de sueño no reparador.

La Clínica del Sueño es un Servicio Referencial destinado al diagnóstico y tratamiento de las Alteraciones del Sueño, que perrmite, detectar los factores de riesgo, confirmar el diagnóstico con técnicas de precisión y establecer el tratamiento adecuado para la resolución de estos problemas.

Debido a la complejidad de los trastornos del sueño, la Clínica del Sueño del Servicio de Neumonología,trabaja en forma interactiva con otros servicios como, Neurología, Cardiología, Otorrinolaringología, Cirugía Bariátrica, y Medicina Interna.

Actividades de formación:

I Diplomatura en Medicina del Sueño

Libros:

caratula Paidos 1 pag

¿Quién no se preguntó una y mil veces por ese misterioso estado de la conciencia en el que nos sumergimos durante casi un tercio de cada día? Contrariamente a lo que podría suponerse, en esas horas, nuestro cerebro no “descansa”, sino que –muy al contrario– despliega una intensa actividad. Hoy se sabe que el sueño tiene una importancia crucial para el aprendizaje, la formación de recuerdos y la preservación de una miríada de procesos que nos mantienen saludables.

En este libro no solo ágil y encantador, sino también profuso en consejos útiles, Daniel Cardinali, investigador de gran prestigio nacional e internacional que estudia el sueño desde hace décadas, nos conduce en un viaje mágico en el que recorremos el paisaje alucinante de sus engranajes más íntimos, explica los últimos descubrimientos científicos 1sobre el tema y ofrece consejos prácticos para mantener patrones saludables de descanso.

Escala de somnolencia

Utilice la siguiente escala de Epworth y elija la cifra adecuada para cada situación. Si la suma total es igual o superior a 10, no demore en consultarnos.

La publicación de esta versión de la escala de Epworth es gentileza de RESMED.

0 = no se dormiría
1 = escasa posibilidad de dormirse
2 = moderada posibilidad de dormirse
3 = elevada posibilidad de dormirse

Situación

Puntuación

  • Sentado leyendo
  • Viendo la T.V.
  • Sentado inactivo en un lugar público espectáculo (teatro, reunión)
  • Como pasajero en un coche durante una hora, sin pausas
  • Acostado a media tarde para descansar, cuando las circunstancias lo permiten
  • Sentado charlando con alguien
  • Sentado tranquilamente después de una comida sin alcohol
  • En un coche, paradoen el tráfico durante algunos minutos

Puntuación total

Referentes:

Dr. Daniel Pérez Chada

Dra. María Eugenia Franchi

Clínica de Tabaquismo

El tabaquismo es una enfermedad que afecta a 1.250.000 personas en todo el globo, casi el 20% de la población mundial. El 50% de estos fumadores morirán prematuramente a causa de una enfermedad atribuible al tabaco. El panorama es similar para la Argentina donde fuma el 22% de la población adulta. El 43% se hallan en edades medias de la vida.

A causa de los multiples efectos negativos del cigarrillo, los fumadores viven en promedio 10 años menos que los no fumadores. A mayor consumo diario de cigarrillos mayor riesgo de morir: el 50% de los fumadores de 70 años fallecen contra 80% de no fumadores fallecidos a la misma edad.  Aun con consumo de 10 cigarrillos diarios se duplican las chances de morir.

El tabaquismo es responsable del 80% de los ataques cardiacos en menores de 50 años, aumenta 4 a 5 veces el riesgo de accidente cerebro vascular y es culpable de 30% de todas las muertes por cáncer y del 90% de las muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Los hijos de madres fumadores tienen 1,5 veces mas riesgo de fumar. Ademas el tabaquismo sobretodo de la madre produce asma, otitis media y muerte súbita del recién nacido entre otras enfermedades.

El humo de cigarrillo contiene 4.000 productos tóxicos, 40 a 60 agentes productores de cáncer, y monóxido de carbono.

Por ello se considera al tabaquismo la primera causa evitable de muerte. Contamos con medios efectivos para erradicarlo.

Beneficios (instantáneos y progresivos) de dejar de fumar:

– A los 20 minutos: Se normalizan la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la temperatura de los pies y las manos

– A las 8 horas: Se reducen los niveles de monóxido de carbono, al tiempo que se normalizan los de oxígeno.

– A las 48 horas: Comienza a disminuir el riesgo de ataque cardíaco, mejoran el olfato y el gusto

– A las 72 horas: Se relajan los bronquios (aumenta la capacidad pulmonar y mejora el ritmo respiratorio).

– Entre las 2 semanas y los 3 meses: Mejora la circulación sanguínea. La función pulmonar aumenta un 30%.

– A los 6 meses: Disminuyen la tos, el cansancio, la congestión nasal y la falta de aliento.

– Al año: El riesgo de sufrir un ataque cardíaco se reduce a la mitad, en comparación con los fumadores.

– A los 10 años: Disminuye a la mitad el riesgo de sufrir cáncer de pulmón (en comparación con los fumadores), y la posibilidad de tener un ataque cardíaco se equipara con la de alguien que nunca fumó.

El cigarrillo produce una dependencia biológica , que se explica primero por la presencia de la nicotina, que se fija en receptores localizados en el cerebro y produce liberación de neurotransmisores. Tambien el fumador establece una dependencia comportamental por la cual el cigarrillo queda ligado a las actividades cotidianas y una dependencia social, que hace que determinadas actividades recreativas o el contacto con ciertos grupos de personas produzcan ganas de fumar.

Dejar de fumar no es solo cuestión de “fuerza de voluntad”. Es necesario cierto grado de motivación para el cambio, de ganas de mejorar el estilo de vida optando por una vida mas saludable. Es también trabajo del equipo medico ayudar a la persona a tomar esa decisión dándole argumentos para decidir.

Dejar de fumar es combatir contra una adicción que tiene componentes biológicos, comportamentales y también sociales es necesaria  la motivación de dejar. Aunque muchos consiguen dejar espontáneamente, también hay muchas personas que sufren síntomas de abstinencia intensos que les impiden dejar. El 70% de los fumadores manifiestan querer dejar,  aquellas personas que no quieren dejar muchas veces cambian de idea cuando reciben información sobre el beneficio que tiene dejar y también cuando reciben información sobre estrategias para hacerlo: a veces no querer es no saber.

A pesar de esa dependencia, la gran mayoría de las personas que intentan dejar de fumar lo consiguen. En algunos casos son necesarios multiples intentos. La Clinica de Tabaquismo del Hospital Universitario Austral ofrece un tratamiento integral basado en la Guia Nacional de Tratamiento del Ministerio de Salud, con 15 años de experiencia.  El tratamiento es individual y se basa en  la ayuda motivacional, la modificacion del comportamiento y el uso de medicaciones efectivas para combatir la abstinencia.

El objetivo de dejar de fumar es dejar de forma completa, no bajar el consumo a unos pocos cigarrillos, por el riesgo para la salud que implica fumar aun poco. Suele ser efectivo fijar un dia para dejar y bajar el consumo antes de ese dia, no haciéndolo de forma brusca.

Muchas personas lo logran de forma espontanea, y entre los que no lo consiguen los tratamientos mas efectivos son la combinación de estrategias para modificar la conducta y desprender al cigarrillo de las actividades cotidianas y tratamientos farmacológicos para controlar el síndrome de abstinencia que causa la falta de nicotina en el organismo. El tratamiento de apoyo conductual puede darse en forma individual o en grupos.

Los tratamientos efectivos incluyen medicamentos que dan nicotina de forma controlada (parches, chicles, comprimidos dispersables y spray nasal), bupropion – que es un antidepresivo que combate los síntomas de abstinencia- y vareniclina – que es un medicamento que bloquea los receptores de la nicotina en el sistema nervioso.  Algunos productos con nicotina son de venta libre, los demás medicamentos requieren supervisión medica.  Es mas efectivo combinar el tratamiento farmacológico con la ayuda comportamental. No hay evidencia científica de efectividad de la acupuntura, la hipnosis, el laser y se ha prohibido la comercialización de cigarrillos electrónicos.

Coordinador de la Clinica: Dr. Alejandro Videla

Referente:

Dr. Alejandro Videla

EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva)

El Servicio de Neumonologia cuenta con profesionales de amplia experiencia en el manejo de la EPOC. Tambien cuenta con un área de Rehabilitacion Respiratoria que permite a los pacientes mejorar su actividad cotidiana a través de entrenamiento supervisado y controlado.

Descripción

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, popularmente conocida como EPOC, se caracteriza por un bloqueo persistente del flujo de aire. Se trata de una enfermedad sub diagnosticada y potencialmente mortal que altera la respiración normal y no es totalmente reversible.

Hay dos formas principales de EPOC:

– Bronquitis crónica: definido clínicamente por la presencia de tos que produce expectoración durante al menos tres meses al año por más de dos años.

– Enfisema: que está caracterizado por pérdida de la elasticidad pulmonar, destrucción de las estructuras que soportan el alvéolo y destrucción de capilares que suministran sangre al alvéolo.

La mayoría de las personas con EPOC tienen una combinación de ambas afecciones. La EPOC también puede producir alta presión arterial en los pulmones (hipertensión pulmonar), la cual puede dar lugar a un tipo de enfermedad del corazón denominada “cardiopatía pulmonar”.

La causa principal de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica es el tabaquismo. Cuanto más fume la persona, mayor probabilidad tendrá de desarrollarla.

Por otro lado, la deficiencia de alfa-1 antitripsina, una proteína que circula en la sangre, es un trastorno hereditario que puede causar EPOC y con menor frecuencia una enfermedad crónica del hígado. Del 1 a 3% de los pacientes que tienen enfermedad pulmonar obstructiva crónica tienen deficiencia de Alfa-1.

La enfermedad se inicia, típicamente, en personas que han sido fumadoras durante más de 10 años, lapso durante el cual no existían síntomas o pasaban desapercibidos. La primera de las manifestaciones es la aparición de tos crónica y productiva (con expectoración). Luego, y de manera progresiva, comienzan a insinuarse las dificultades respiratorias, que se evidencian inicialmente durante la práctica de actividad física.

Con el transcurso del tiempo, las alteraciones respiratorias y las crisis de tos productiva se tornan más frecuentes y aparecen incluso en reposo. De este modo, comienzan a obstaculizar el desempeño cotidiano y el paciente debe dormir, en muchos casos, semisentado. Por otra parte, la deficiencia de oxígeno y la acumulación de dióxido de carbono puede dar lugar a dolores de cabeza, insomnio, irritación y alteraciones en el rendimiento intelectual.

El diagnóstico de EPOC debe ser considerado en cualquier paciente que tenga síntomas crónicos de tos, expectoración, disnea, y/o historia de exposición a factores de riesgo para la enfermedad, como el tabaquismo.

Los otros factores de riesgo a mencionar incluyen:

– Factores hereditarios.

– Fumadores pasivos

– Exposición a la contaminación ambiental o laboral.

– Antecedentes de enfermedades respiratorias en la infancia. 

La presencia de EPOC se confirma con una prueba diagnóstica simple, llamada espirometría, que mide la cantidad y la velocidad del aire inspirado y espirado. Usar un estetoscopio para auscultar los pulmones o hacer radiografías o una tomografía, también pueden ser útiles, pero algunas veces parecen normales incluso cuando la EPOC está presente. Algunas veces, es necesario hacer un examen de sangre para medir las cantidades de oxígeno y dióxido de carbono. Como tiene una evolución lenta, generalmente se diagnostica en personas de 40 años o más.

La pérdida de capacidad física y de la aptitud laboral que se dan como consecuencia, provocan con frecuencia un cuadro de depresión psíquica.

Síntomas:

– Tos con moco

– Dificultad respiratoria (disnea) que empeora con actividad leve

– Fatiga

– Infecciones respiratorias frecuentes

– Sibilancias

Prevención y tratamiento

El hecho de no fumar previene la mayoría de los casos de EPOC. Existen programas para dejar el hábito e incluso hay medicamentos que ayudan y son más efectivos si una persona está motivada para dejar el cigarrillo.

Los distintos tratamientos incluyen: 

– Vacunas (gripe y neumonía).

– Tratamiento agresivo de las infecciones pulmonares (antibiótico).

– Broncodilatadores.

– Corticosteroides.

– Oxígeno suplementario.

– Programa de ejercicios supervisado.

– Apoyo psicológico/familiar (evitar el aislamiento).

– Dieta. Planificar la alimentación para evitar tanto un sobrepeso como una desnutrición.

– Cirugía (reducción del volumen del pulmón y trasplante de pulmón).

Por su parte, La rehabilitación cubre problemas no pulmonares que afectan a estos pacientes, como la falta de acondicionamiento físico, el aislamiento social, las alteraciones emocionales (en especial la depresión), la pérdida de masa muscular por desuso y posiblemente también por un defecto muscular particular de esta enfermedad que sería reversible con la rehabilitación respiratoria. Entre los objetivos de esta terapia figuran: reducir los síntomas, mejorar la calidad de vida, mejorar el rendimiento físico y lograr la reinserción social de aquel paciente aislado por la enfermedad.

El tratamiento de las manifestaciones pulmonares de la deficiencia de alfa-1 antitripsina no difiere del tratamiento estándar de la EPOC.

 

Fuentes: Organización Mundial de la Salud,  Fundación Argentina de Asistencia al Paciente con EPOC y Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Referentes:

Dr. Kyu Tai Chang
Dr. Nicolás Gastón Alberini
Dr. Alejandro Videla

Evaluación Pre-Trasplante Pulmonar

Referente:

Dr. Nicolás Gastón Alberini

Fibrobroncoscopia

Referentes:

Dr. Alberto López Aráoz
Dr. Nicolás Gastón Alberini
Dr. Kyu Tai Chung

Fibrosis Quística

El Servicio de Neumonologia atiende a pacientes con fibrosis quística, ya que es una enfermedad que produce obstrucción respiratoria.

La fibrosis quìstica (o mucoviscidosis) es la patologìa severa, antes considerada letal, hereditaria más frecuente entre caucàsicos. El paciente puede presentar obstruciòn intestinal al nacimiento (ileo meconial), altos niveles de sal en el sudor, lo que le produce un gusto salado en su piel; infección pulmonar crónica; insuficiencia pancreatica exócrina, que atenta contra su desarrollo de peso y modifica la calidad de sus materias fecales (color, olor y consistencia).

Gracias a que actualmente existe el diagnóstico al nacimiento, una intervenciòn temprana puede mejorar la esperanza y calidad de vida de los pacientes.

Los padres que han tenido un hijo afectado, tienen una probabilidad en cuatro, que los pròximos hijos sean afectados.

Dado que existen más de 1800 mutaciones del gen FQ, existen muchas expresiones clìnicas.

Actualmente, existen tratamientos moleculares que modifican mucho el pronóstico de los pacientes. Tambien, existe la opción del trasplante pulmonar en determinados casos.

Fuente:  Servicios de Neumonologia y Genética del Hospital Austral.

Referentes

Consultor: Dr. Omar Pivetta
Dr. Nicolás Gastón Alberini

Rehabilitación Respiratoria

Referente:

Dr. Kuy Tai Chung

Turnos al 0230-448-2001