Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Es un procedimiento por el cual el médico puede mirar dentro del cuerpo usando una sonda flexible que tiene una pequeña cámara en su extremo. Este dispositivo se denomina endoscopio. Se pueden colocar pequeños instrumentos a través de un endoscopio y usarse para tomar muestras (biopsia) de tejidos sospechosos.

Algunas veces, se usan para cirugía, como en el caso de la extirpación de pólipos del colon. También se pueden utilizar para tratar ciertas enfermedades o afecciones. Por ejemplo, se puede extirpar tumores y detener el sangrado de lesiones.
Hay muchos tipos de endoscopios y reciben el nombre de acuerdo con el área u órganos que exploran.
Por ejemplo:
– Artroscopio: empleado para examinar directamente las articulaciones
– Broncoscopio: empleado para examinar los pulmones
– Cistoscopio: empleado para visualizar el interior de la vejiga
– Laparoscopio: empleado para examinar directamente los ovarios, el apéndice u otros órganos abdominales
Un endoscopio se pasa a través de una abertura natural en el cuerpo (a través de la boca o el ano) o una pequeña incisión. Por ejemplo, el laparoscopio se inserta a través de pequeñas incisiones quirúrgicas en el área abdominal o pélvica.
Existen muchos tipos distintos de endoscopías. Estos son algunos de sus nombres y los órganos que se observan.
– Artroscopía: articulaciones
– Broncoscopía: pulmones
– Colonoscopía y sigmoidoscopía: intestino grueso
– Cistoscopía y ureteroscopía: sistema urinario
– Laparoscopía: abdomen o pelvis
– Endoscopía gastrointestinal superior: esófago y estómago
Para realizar el examen es posible que se le solicite al paciente no comer ni beber nada antes de realizarse la mayoría de los tipos de endoscopías. Antes de una evaluación de las vías digestivas bajas, se puede solicitar el uso de enemas o laxantes para limpiar el intestino grueso.
Después del  estudio, si el paciente recibió sedación, tiene que permanecer en el lugar el tiempo que el médico lo considere. Debe estar acompañado, no manejar, no operar maquinarias, ni realizar tareas que requieran precisión.

De acuerdo a la bibliografía especializada, las complicaciones más frecuentes pueden ser: reacción a los medicamentos, perforación de órgano hueco, sangrado donde se tomó biopsia o se extirpó un pólipo, complicaciones derivadas de enfermedades cardíacas o pulmonares. Estas complicaciones son raras (menos de 1 en 1.000 exámenes), pero requieren tratamiento urgente y aún operación. Se debe informar al médico si se tiene dolor, materia fecal negra o vómitos.

Fuente: Sociedad Argentina de Gastroenterología, Federación Argentina de Asociaciones de Endoscopía Digestiva y Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

 

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables