Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital


Descripción


La osteoporosis es una condición dada por la pérdida progresiva de la densidad ósea y el adelgazamiento del tejido óseo que provoca una mayor vulnerabilidad a las fracturas. Esta situación puede darse como consecuencia de una enfermedad, de una deficiencia dietética u hormonal o a causa de la edad avanzada.

Un hueso con osteoporosis muestra el tejido óseo con una porosidad mayor de lo normal, es decir, tiene menor densidad. Al darse esta situación su resistencia es menor, se vuelve más frágil y propenso a quebraduras.

Los huesos no son estructuras que permanecen sin cambios a lo largo de la vida. Constantemente experimentan pérdidas y recuperación de masa ósea. Pero a medida que una persona envejece, normalmente la pérdida de materia ósea se da de manera más veloz que su recuperación y es por eso que, muy comúnmente, la osteoporosis se da en personas mayores de 50 años. Los cambios hormonales, como la menopausia, también contribuyen a la pérdida de densidad ósea. En su mayoría, son mujeres las que tienen osteoporosis.

Cuando hay una deficiencia de calcio en la dieta y el organismo se “ve obligado” a tomarlo de los huesos para otras funciones metabólicas, se genera una descalcificación gradual.

Otras causas de la osteoporosis son: la falta de vitamina D, la deficiencia de estrógeno en las mujeres y algunos medicamentos. El consumo de alcohol, tabaco, cafeína y la vida sedentaria también incrementan el riesgo de padecer osteoporosis.

Cuando se registra una pérdida de masa ósea que no llega a constituir una osteoporosis, se habla de Osteopenia. Al tratarse de un proceso que se desarrolla gradualmente en el tiempo, la Osteopenia puede ser considerada la “antesala” de la osteoporosis.

Los factores de riesgo más importantes son:

– Envejecimiento
– Menopausia
– Antecedentes familiares de osteoporosis
– Contextura física pequeña
– Mujeres a las que debieron extirparle los ovarios
– Sedentarismo
– Dieta pobre en calcio y vitamina D
– Enfermedades de la tiroides
– Diabetes insulino dependiente
– Artritis reumatoidea
– Anorexia
– Mala absorción intestinal
– Consumo de corticoides (común en el caso de alérgicos y/o asmáticos)


Síntomas

La osteoporosis se conoce como “el ladrón silencioso” porque que mientras se produce la pérdida progresiva de la densidad ósea, la persona no sufre ningún síntoma. Si no se realizan estudios diagnósticos para determinar la situación ósea, el paciente no sabrá que tiene osteoporosis. En muchos casos las personas solo saben de su osteoporosis, recién cuando ocurre una fractura.

Las fracturas más comúnmente asociadas a la osteoporosis se dan en:

– Cadera
– Columna (vértebras)
– Muñeca

En casos de osteoporosis avanzada pueden darse:

– Fracturas
– Dolores
– Columna encorvada
– Deformación de los huesos


Prevención y tratamiento

La osteoporosis no se produce de un día para el otro. Es un proceso de deterioro de los huesos que puede llevar años. Cuando se produce una fractura por causa de la pérdida de masa ósea, es porque la condición está avanzada. Es por eso que la detección temprana, mediante una densitometría ósea, permite tomar medidas para retrasar su avance y prevenir las fracturas que se producen como consecuencia.

Hacer actividad física y un aporte extra de calcio antes de la menopausia favorece el buen mantenimiento de los huesos. También pueden realizarse controles para verificar la absorción del calcio.

Sin embargo, la prevención más eficaz comienza mucho antes de que el proceso de la osteoporosis comience. La ingesta adecuada de calcio a lo largo de toda la vida es una de las herramientas fundamentales para lograr una buena masa ósea. Se estima que deben ingerirse diariamente unos 1200 miligramos de calcio.

El ejercicio físico cumple un rol fundamental ya que colabora con la adecuada fijación del calcio en los huesos. Además mantiene la movilidad articular y mejora la fuerza muscular.

En la vejez, en muchos casos no se trata solamente de evitar la osteoporosis, sino también de tener buen equilibrio y coordinación física para evitar caídas que puedan resultar en fracturas.


Fuentes: American Congress of Obstetricians and gynecologists, Sociedad Argentina de Osteoporosis, Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, National Osteoporosis Foundation

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables