Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Descripción

Se denomina sinusitis a la inflamación de la mucosa de los senos paranasales, que son espacios llenos de aire en el cráneo (por detrás de la frente, las mejillas y los ojos). Su función es conducir, calentar, humedecer y filtrar el aire para que llegue a los pulmones limpio y caliente. Cuando las aberturas paranasales resultan bloqueadas o se acumula demasiado moco, las bacterias y otros gérmenes pueden multiplicarse más fácilmente.

Puede ser:
– Aguda (los síntomas duran hasta 4 semanas)
– Subaguda (los síntomas duran de 4 a 12 semanas)
– Crónica (los síntomas duran 3 meses o más)

La causa más común son las infecciones virales.  La sinusitis aguda generalmente es causada por una infección bacteriana que resulta de una infección de las vías respiratorias altas. Otras causas son:

– Rinitis alérgica o fiebre del heno
– Fibrosis quística
– Obstrucciones (estrechamiento de conductos de drenaje de la nariz): pólipos nasales, tumoraciones, desviaciones del tabique nasal.
– Enfermedades que impiden que los cilios trabajen apropiadamente, como el síndrome de Kartagener y el de inmovilidad ciliar.
– Cambios de altitud (volar o bucear)
– Adenoides grandes
– Tabaquismo
– En raras ocasiones por infecciones dentales o cuerpos extraños
– Sistema inmunitario debilitado por VIH o quimioterapia
– Traumatismo de la nariz.

La principal complicación es su cronicidad, debido a un tratamiento incorrecto o la persistencia de otra enfermedad que condicione su aparición. Además, si la infección no es tratada adecuadamente puede propagarse a otras zonas: si surgen síntomas que no son característicos, como vómitos o alteraciones de la vista, puede ser signo de ello.

Aunque son muy infrecuentes, las complicaciones pueden abarcar:

– Absceso
– Infección ósea (osteomielitis)
– Meningitis
– Infección cutánea alrededor del ojo (celulitis orbitaria)

Síntomas

La sinusitis puede provocar:

– Mucosidad amarillenta o verdosa que sale de la nariz o baja por la garganta
– Mal sabor de boca o mal aliento
– Congestión nasal
– Dolor u opresión en la cara
– Tos
– Dolor de cabeza
– Dolor de muelas
– Fiebre y escalofríos
– Cansancio o fatiga
– Inflamación alrededor de los ojos o las mejillas


Los síntomas de la sinusitis crónica son los mismos de la sinusitis aguda, pero tienden a ser más leves y a durar más de 12 semanas.

Los síntomas de la sinusitis en niños abarcan:
– Resfrío o enfermedad respiratoria que ha estado mejorando y luego comienza a empeorar
– Fiebre alta, junto con una secreción nasal oscura, durante al menos 3 días
– Secreción nasal, con o sin una tos que ha estado presente por más de 10 días y no está mejorando


Prevención y tratamiento


La mejor manera de prevenir la sinusitis es evitando o tratando rápidamente la gripe y los resfríos:
– Comer mucha fruta y verduras, que son ricas en antioxidantes y otros químicos que pueden reforzar el sistema inmunitario y ayudar al cuerpo a resistir infecciones.
– Vacunarse anualmente contra la gripe.
– Reducir el estrés.
– Lavarse las manos con frecuencia.
– Evitar el humo y los contaminantes
– Beber bastante líquido para incrementar la humedad en el cuerpo
– Tratar las alergias de manera apropiada y rápida
– Utilizar un humidificador (si el médico lo aconseja) para incrementar la humedad en la nariz y áreas sinusales.

El tratamiento de la sinusitis depende de la causa y puede incluir:

– Antibióticos: de 10 a 14 días para la sinusitis aguda.
– Descongestivos orales y corticosteroides tópicos.
– Lavados nasales salinos o con agua salada.
– Tratamiento de las alergias subyacentes (si las hay) con medicación y/o inyecciones contra la alergia.
– La cirugía sólo debería considerarse en caso de que el tratamiento prescrito no funcione, o si algo está bloqueando los senos y no puede solucionarse mediante medicación.

Para realizar un diagnóstico correcto, el médico reúne antecedentes detallados y efectúa un examen físico. El especialista  también puede pedir más exámenes y pueden incluir pruebas de alergia, radiografías de los senos, tomografías axiales computarizadas o una muestra de las secreciones nasales o el revestimiento nasal e incluso un examen endoscópico.

La sinusitis fúngica es una entidad poco frecuente que se ha incrementado en los últimos años en individuos inmunocompetentes. La sinusitis micótica alérgica es la variedad más común de las producidas por hongos. El tratamiento de este problema se realiza mediante una intervención quirúrgica de los senos paranasales con técnicas endoscópicas. Sin embargo, sin una terapia adyuvante (empleo de corticoides sistémicos) la recurrencia del proceso es la regla. El médico también puede indicar un tratamiento con antifúngicos sistémicos.
 


Fuentes: Organización Panamericana de la Salud, The American Academy of Allergy Asthma & Immunology, Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, Academia Estadounidense de Médicos de Familia.


 

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables