Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

¿Qué diferencia hay entre apendicitis y peritonitis?
 
La apendicitis aguda es una inflamación e infección del apéndice cecal que está ubicado en la base del colon derecho, precisamente en la zona llamada ciego.
 
Cuando la infección se localiza solamente en el apéndice se llama apendicitis, y cuando la infección se generaliza por la cavidad abdominal (que está cubierta por una membrana llamada peritoneo) se llama peritonitis, que puede ser localizada en el área del apéndice ó generalizada a todo los espacios peritoneales.

¿Cuándo se indica una apendicectomía?
 
Siempre que se diagnostica un cuadro de apendicitis aguda (rápido comienzo de los síntomas) se debe indicar la cirugía de urgencia.
 
El objetivo de la cirugía es controlar el foco infeccioso intra-abdominal,  para esto se realiza la apendicectomía, que es la remoción del apéndice cecal.

¿En qué consiste el procedimiento?
 
El procedimiento básicamente consiste en ingresar a la cavidad abdominal, identificar el apéndice, ya que este puede estar en variadas posiciones, constatar el diagnóstico preoperatorio, seccionar la arteria que irriga al apéndice, llegar a la base del mismo y seccionarlo entre ligaduras. Se retira de la cavidad cuidando que no toque los bordes de la herida, se lava el área y si había pus, se deja un drenaje por 48 hs.

¿Qué técnicas pueden utilizarse para la intervención?
 
Esto se ha hecho históricamente por una incisión en la fosa ilíaca derecha llamada de Mc Burney, en honor al cirujano de Estados Unidos Charles Mac Burney que ideó esta vía de abordaje. La misma consiste en la apertura de la piel en la fosa ilíaca derecha (región inguinal derecha), corte de los músculos del abdomen en el sentido de sus fibras y el peritoneo. Es una buena técnica buena para resolver la apendicitis aguda, pero no para lavar la cavidad entera cuando, iniciada la cirugía, el médico se encuentra con una peritonitis. Tampoco es útil esta vía de abordaje para tratar otras patologías asociadas (infección ginecológica, patología en el colon izquierdo, etc). Tiene una tasa elevada de infección de la herida ya que el apéndice esta contaminado. La sección muscular también despierta cierto dolor e impide al paciente la rápida deambulación.
 
Con la vía laparoscópica, que se hace desde los años 90, ha cambiado la historia de esta cirugía. Se entra por una incisión de 1 cm por el ombligo, se coloca una cámara de televisión, se puede revisar toda la cavidad y lavar abundantemente la misma en caso de necesidad por una peritonitis. Con una incisión de 5mm y otra de 10mm se introducen las pinzas en la cavidad para movilizar el apéndice, separar otras vísceras, seccionar la arteria, ligar la base del mismo y extraerlo. Con esta técnica se han disminuido significativamente las infecciones, los pacientes tienen menos dolor, puede iniciar la ingesta tempranamente y la recuperación post operatoria es más corta ya que prácticamente no se realizan cortes sobre los músculos. También se pueden resolver patologías asociadas o que no se habían diagnosticado.

¿Cuáles son los principales riesgos de la apendicectomía?

Presenta los habituales para todas las anestesias generales. Los riesgos particulares son la apertura del muñón apendicular lo que genera fístula del colon hacia la cavidad ó la piel, sangrado por la ligadura de la arteria, infección de la herida (más frecuente en la vía abierta), parálisis intestinal transitoria por el contacto del líquido purulento en la cavidad y manoseo de las asas, cuadro febril post operatorio, colecciones líquidas en la cavidad.

¿Cómo es la recuperación?

 Para resumir, la apendicitis aguda es un cuadro de comienzo inmediato, con un dolor característico que inicia en epigastrio o la región periumbilical y se irradia a la fosa ilíaca derecha, puede provocar vómitos y acompañarse de fiebre. En el análisis de sangre se ven aumentados los glóbulos blancos. Una vez diagnosticada, es de resolución quirúrgica de urgencia ya que el cuadro puede progresar a una peritonitis. La vía de abordaje óptima para tratar a estos pacientes es la laparoscópica, ya que se puede controlar toda la cavidad, produce menos dolor, menos infección, ingesta de alimentos precoz, deambulación temprana y rápida reinserción laboral.
 
 
Fuente: Dr. Fernando Iudica, subjefe del Servicio de Cirugía General del Hospital Universitario Austral.

 

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables