Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Enciclopedia Médica Pruebas Diagnósticas

Laparoscopía diagnóstica

Es un procedimiento que permite visualizar los órganos de la zona pélvica y abdominal, mediante la introducción de un endoscopio (un tubo flexible que contiene una luz y una cámara de video) a través de una pequeña incisión en la pared abdominal. Los dolores abdominales agudos son, frecuentemente, difíciles de diagnosticar, por lo que esta es una herramienta muy útil para establecer causas y estadios de distintas enfermedades.

Este método diagnóstico es habitualmente indicado en el diagnóstico y descarte de enfermedades hepato-biliares, en el diagnóstico y evolución de enfermedades hepáticas, en la evaluación de tumores hepáticos o enfermedades quísticas del hígado. Permite evaluar situaciones de compromiso peritoneal, por metástasis, enfermedades infecciosas, hemorragias, etc. También sirve para evaluar y determinar el estadio de masas anormales en el estómago, la vesícula, el intestino, bazo, etc.

La laparoscopía diagnóstica tiene un amplio campo de aplicación en la ginecología. Es indicada en casos de endometriosis, esterilidad, dolores abdominales no explicados, patología quística o hemorrágica de los ovarios o ante la sospecha de un embarazo ectópico.

Una laparoscopía no solamente permite obtener imágenes, en el mismo procedimiento es posible tomar una muestra de tejido para su posterior análisis (biopsia).

Habitualmente la prueba se realiza con anestesia general, aunque en algunos casos puede ser realizada con anestesia local. Al ser un procedimiento que requiere realizar una incisión, deben mantenerse las condiciones de esterilidad, tal como una cirugía. En cualquier caso se trata de un procedimiento ambulatorio, es decir que requiere de un ingreso al centro de salud para llevar a cabo la anestesia y pocas horas después, luego de que concluye el estudio, el paciente puede retirarse ya que la recuperación es rápida y, al tratarse de una incisión pequeña, poco dolorosa.

Entre las posibles complicaciones de esta técnica, la más habitual es que se lastime o se rompa algún tejido por el paso del endoscopio. Este riesgo es minimizado al recurrir a un especialista.

Laparoscopía quirúrgica

Además de su aplicación diagnóstica, la laparoscopía es un método quirúrgico que permite realizar cirugías mínimamente invasivas, ya que el corte que requiere la incisión es significativamente más pequeño que el de una cirugía tradicional. De este modo se logrará una recuperación más rápida y una cicatriz más pequeña. Claro que, a diferencia de la laparoscopía diagnóstica, cuando esta se utiliza en una cirugía, será necesario realizar más de una pequeña incisión para introducir otros elementos necesarios. Aun así se trata de cortes significativamente más pequeños que el requerido en una cirugía abierta.

Esta técnica es comúnmente usada en casos en los que se presentan cálculos en la vesícula, masas en la zona abdominal, lesiones perforativas, oclusión intestinal, obstrucción del colon por un tumor, diverticulitis sin contaminación fecal, apendicitis aguda, algunas lesiones o laceraciones de diferentes órganos abdominales.

Tiene un amplio campo de aplicación en la ginecología, por ejemplo en el tratamiento quirúrgico de quistes ováricos, endometriosis, embarazos ectópicos, miomas e histerectomías.

La cirugía laparoscópica no se puede aplicar en todos los casos. La elección de esta técnica debe ser evaluada por el médico a cargo en función del caso particular. Incluso es posible que una operación que se inicia con la técnica endoscópica, deba finalizarse con una cirugía abierta si el cirujano así lo considera.

Las ventajas fundamentales de la laparoscopía quirúrgica es que evita la exposición de los órganos, tal como sucede en una cirugía abierta, lo que minimiza el riesgo de infecciones. También reduce el tamaño de las incisiones y las cicatrices y disminuye notablemente los tiempos de recuperación del paciente luego de la cirugía, logrando un postoperatorio menos doloroso.

Fuente: American Medical Association, Biblioteca Nacional de Medicina, University of Maryland

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables