Compartir

La polisomnografía (PSG), es un estudio de los ciclos y del comportamiento del sueño tanto en adultos como niños. Usualmente se realiza durante toda la noche en lugares especiales, llamados Laboratorios de Sueño. Pero también puede ser diurna y/o ambulatoria.

El examen se practica con el fin de diagnosticar posibles trastornos del sueño, como:

• Somnolencia diurna excesiva
• Insomnio
• Hipersomnio
• Narcolepsia
• Apnea obstructiva del sueño y otras dificultades respiratorias durante el sueño
• Trastorno del movimiento periódico de las extremidades (Síndrome de piernas inquietas)
• Trastorno de comportamiento con movimientos oculares rápidos (una afección en donde los sueños son “actuados” físicamente)

El estudio es totalmente inocuo y fácilmente tolerado y aceptado por los pacientes. Durante el examen se pueden evaluar tanto el Electroencefalograma o EEG, como la frecuencia y ritmos respiratorio y cardíaco, la actividad muscular (EMG) y los movimientos oculares.  Además de registrarse la saturación de oxígeno en sangre.
El médico colocará electrodos en el mentón, el cuero cabelludo y en el borde externo de los párpados, los cuales deben permanecer en su lugar mientras el paciente duerme. Las señales provenientes de los electrodos se registran mientras se está despierto con los ojos cerrados y durante el sueño. Se mide el tiempo que tarda en quedarse dormido, al igual que el tiempo para entrar en el sueño con movimientos oculares rápidos.
También se le colocan sensores en el pecho para registrar la frecuencia cardíaca y la respiración. Un médico especialmente entrenado observará al paciente directamente mientras duerme y anotará cualquier cambio en la frecuencia cardíaca o respiratoria. Se medirá el número de veces que no respire o que casi deje de respirar, para determinar una apnea.
El personal técnico dedicado a estas tareas cuenta con especial entrenamiento para resolver cualquier dificultad que se presente durante la noche. Es común que se efectúe una grabación con video de todo el examen, desde su inicio hasta la finalización, con el objeto de poder ver y oír, cuantas veces sean necesarias, el comportamiento del paciente cuando duerme.
Técnicas diagnósticas más utilizadas
 
– Polisomnografía diurna con o sin oximetría (siesta de 3 horas)
– Polisomnografía nocturna con o sin oximetría
– Polisomnografía nocturna con oximetría y titulación de CPAP-BPAP
– Polisomnografía de noche partida (Split Night)
– Polisomnografía neonatal
– Polisomnografía ambulatoria (domiciliaria asistida por técnico)
– Polisomnografía ambulatoria en pacientes internados
– Holter de sueño (polisomnografía Holter, no asistida)
– Video-polisomnografía
– Registros poligráficos prolongados (12 a 16 horas)
– Test de Latencias Múltiples del Sueño (TLMS)
– Estudios actimétricos (actigrafía)
– Evaluación pautada del insomnio

Antes del examen, no hay que tomar ningún medicamento para dormir, ni alcohol ni bebidas que contengan cafeína.


Fuente: Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, American Academy of Sleep Medicine, Asociación Argentina de Medicina del Sueño.

 

 


 

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables