Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Enciclopedia Médica Pruebas Diagnósticas

Tomografía Axial Computada (TAC) Y Tomografía por Emisión de Positrones (PET)

La tomografía axial computarizada (TAC) es una prueba de diagnóstico radiológica mediante la utilización de rayos X y procesamiento de las imágenes por computadora. Funciona gracias a la entrada simultánea de muchos haces de rayos desde distintos ángulos. Con ayuda de la computadora, se calcula la densidad relativa de los tejidos explorados y ofrece una imagen en dos dimensiones en blanco y negro de diferentes cortes transversales del cuerpo.

El examen se puede utilizar para:

– Estudiar los vasos sanguíneos
– Analizar prácticamente todas las regiones del cuerpo, desde la cabeza, tórax, abdomen y columna hasta la pelvis.
– Identificar masas y tumores
– Guiar a un cirujano hacia el área correcta durante una biopsia

Entre los TAC más habituales figuran:

– TAC craneal
– TAC abdominal
– TAC torácico
– TAC lumbosacro
– TAC de órbitas

Durante el estudio, el paciente permanece acostado en una camilla, y esta se desliza dentro del tubo que genera los rayos X, que gira alrededor del paciente. Hay que permanecer quieto mientras dura el examen para que las imágenes sean de buena calidad. 

No causa ningún dolor o molestia. Tampoco produce claustrofobia ni ruido como la RMN (Resonancia Magnética Nuclear). El técnico de radiología está en contacto permanente con el paciente a través de un sistema de comunicación, indicándole los pasos a seguir. Suele tardar sólo unos minutos en hacerse pero, en algunas ocasiones, puede prolongarse hasta media hora.

Para ver mejor las imágenes, a veces se utiliza una sustancia de contraste por vía oral o intravenosa. Si se es alérgico a estos productos, hay que advertírselo al médico previamente.

La cantidad de radiación que se usa en cada prueba es poca, pero podría ser perjudicial para un feto. Si la paciente está embarazada tiene que informar al médico y si existe la duda, debe hacerse una prueba de embarazo antes. Aunque puede ser usada en niños, debe tener una indicación clara, ya que éstos son más sensibles a la radiación. Dependiendo de la zona que hay que explorar, se deberá o no estar en ayunas.

Las imágenes por TAC a veces se comparan con mirar dentro de un pan que se corta en finas rodajas. Cuando las finas imágenes son rearmadas por medio de un software informático, el resultado consiste en una visualización multidimensional muy detallada del interior del cuerpo.

Tomografía por Emisión de Positrones (PET)

La tomografía por emisión de positrones, también llamada diagnóstico por imágenes PET o exploración PET, constituye un tipo de diagnóstico por imágenes de medicina nuclear. Se trata de una subespecialidad del campo de las imágenes médicas que utiliza cantidades muy pequeñas de material radioactivo para diagnosticar o tratar una variedad de enfermedades, incluyendo muchos tipos de cáncer, enfermedad cardíaca y otras anomalías.

Con la exploración PET, el paciente recibe la inyección de un trazador radiactivo, combinado con glucosa, y posteriormente se introduce en la cámara, donde emite energía en forma de rayos gamma. Las células normales desarrollan ciertas alteraciones en el metabolismo en el momento en el que se convierten en malignas. Una de ellas es el mayor consumo de glucosa. Por este motivo, el radiocontraste que se introduce, al ir ligado a una molécula de glucosa, es el que actúa como “lamparita” y emite la radiación que advierte dónde están las lesiones malignas. Es capaz de detectar tumores de seis milímetros.

El estudio PET se puede superponer digitalmente (se fusiona) con una Tomografía Computada (TC) que se hace en el mismo momento y en el mismo equipo (PET-TC), para localizar los hallazgos del PET con la gran exactitud anatómica que brinda la TC.

Los estudios por PET y PET/TC se llevan a cabo con el fin de:

– Detectar cáncer
– Determinar si un cáncer se ha diseminado en el cuerpo
– Diferenciación entre tumores benignos y malignos.
– Determinación del grado de malignidad de la tumoración, y por tanto, predicción pronostica de su curso.
– Evaluar la eficacia de un plan de tratamiento, tal como la terapia de cáncer
– Determinar el retorno de un cáncer tras el tratamiento
           – Determinar el flujo sanguíneo hacia el músculo cardíaco
– Determinar los efectos de un ataque cardíaco, o infarto del miocardio, en áreas del corazón
– Identificar áreas del músculo cardíaco que se beneficiarían mediante un procedimiento tal como angioplastia o cirugía de bypass coronario (en combinación con un estudio de perfusión miocárdica)
– Evaluar anomalías cerebrales, tales como tumores, desórdenes de memoria y convulsiones, entre otros desórdenes del sistema central nervioso
– Esquematizar el cerebro humano normal y la función cardíaca


Una característica fundamental del radiofármaco emisor de positrones es su corta vida media; por ello la cantidad de radiación emitida y recibida por el enfermo es extraordinariamente baja, similar a la recibida durante la realización de una tomografía computada común. Por otra parte, y en cuanto a la glucosa empleada, es tan escasa la cantidad inyectada, que no hay peligro de reacciones de ningún tipo.

Las únicas contraindicaciones para la realización de la prueba son, los casos de embarazo y personas con obesidad extrema, ya que podrían tener dificultades para acceder al tomógrafo (para el PET/TC).

El escáner para tomografías por emisión de positrones (PET) consiste en una extensa máquina que cuenta con una abertura circular y con forma de “dona” en el centro, similar a una unidad de tomografía axial computarizada o resonancia magnética nuclear.


Fuente: American College of Radiology (ACR), Radiological Society of North America (RSNA), Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

 

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables