Compartir

Enciclopedia Médica Vacunas

Vacuna Antineumocócica Conjugada

Esta vacuna protege contra enfermedades provocadas por la bacteria denominada neumococo, que puede producir infecciones severas como meningitis, sepsis (infección generalizada) o neumonía, entre otras. El neumococo también es el causante más frecuente de otitis media aguda. El 80% de estas infecciones afecta a niños menores de 2 años.

Actualmente están disponibles dos tipos de vacunas antineumocócicas: las conjugadas de uso en la población pediátrica y las de polisacáridos.

La vacuna antineumocócica conjugada es diferente a la antineumocócica de polisacáridos: esta última es una vacuna de bacterias inactivadas, lo cual significa que utiliza bacterias muertas para enseñarle al sistema inmunitario a reconocer y combatir las bacterias activas. Esta vacuna previene con eficacia las enfermedades causadas por el Streptococcus pneumoniae en los niños mayores de 2 años y adultos en riesgo.

La creciente resistencia del neumococo a los antibióticos utilizados habitualmente pone de relieve la necesidad urgente de utilizar vacunas para combatir las enfermedades neumocócicas.

En los últimos años, han sido desarrolladas vacunas antineumocócicas conjugadas que incluyen 7, 9,11 y 13 serotipos.

La nueva vacuna antineumocócica conjugada trecevalente está basada en los fundamentos científicos de la heptavalente, y está diseñada para proporcionar una cobertura mayor que la que se recibe con las vacunas conjugadas antes mencionadas.

Contiene 13 serotipos, siete de los cuales (4, 6B, 9V, 14, 18C, 19F y 23F) están ya incluidos en la vacuna antineumocócica conjugada heptavalente y, además, cuenta con seis serotipos adicionales (1, 3, 5, 6A, 7F y 19A) asociados a la mayor parte de carga de enfermedad invasiva restante. Destaca especialmente el serotipo 19A, con gran prevalencia en varias regiones del mundo y que se asocia, generalmente, a resistencias antibióticas.

Como todavía no integra el calendario oficial obligatorio, está circunscripta al mercado privado y de acuerdo a la indicación de cada pediatra.

Esquema:

El esquema de vacunación habitual consta de tres dosis (a los 2, 4 y 6 meses de edad), y de un refuerzo entre los 12 y los 15 meses de vida. Existen otros esquemas, que se utilizan de acuerdo con la edad en que se inicia la vacunación.

Los pequeños que recibieron una o más dosis de la vacuna 7-valente, podrán completar el esquema de 4 dosis de inmunización con la nueva 13-valente. Aquellos chicos que ya hayan sido vacunados con el esquema completo de la vacuna neumocócica 7-valente, podrán ampliar su protección recibiendo una sola dosis de la vacuna de 13-valente. Puede ser administrada también junto con todas las vacunas pediátricas de rutina.

Forma de aplicación:

Se aplica por vía intramuscular en la región anterolateral del muslo a los bebés que no caminan, y en el brazo a los niños que deambulan.

Efectos adversos:

La mayoría de las personas no tiene ningún efecto secundario o sólo efectos secundarios menores que generalmente aparecen dentro de las 48 horas que siguen a la vacunación, son leves y de corta duración.  En el sitio de aplicación, la vacuna puede producir dolor, hinchazón y enrojecimiento. Con menor frecuencia puede provocar fiebre o una reacción alérgica. El riesgo de que cause daños graves o la muerte es extremadamente pequeño.

Precauciones y contraindicaciones:

– Es recomendable no aplicarlas si existe un cuadro febril agudo.
– El antecedente de una reacción alérgica severa con dosis previa, contraindica la aplicación.
– Llamar al médico si aparecen efectos secundarios moderados o serios después de la aplicación de esta vacuna o si se tiene alguna inquietud.


Fuentes: American Academy of Pediatrics Committee on Infectious Diseases. Centers for Disease Control and Prevention, Centros Médicos Dr. Stamboulian, OMS, Immunize.org.

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables