fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

Heridas que no se curan

La Unidad de Cuidado de Heridas Crónicas nace en el Hospital Universitario Austral (HUA) con el propósito de tratar heridas específicas que no siguen la evolución natural, es decir, aquellas heridas que no cierran “solas”.

Con unos años ya de trabajo continuo, está conformada por un equipo multidisciplinario que trabaja de forma integrada, combinando las especialidades de cirugía plástica, dermatología, infectología, cirugía vascular, clínica médica; y se apoya en el trabajo cotidiano del grupo de enfermería, formado específicamente para el abordaje de esta patología.

“Existen muy pocas unidades con estas características en el mundo y, en general, la mayoría de ellas se relaciona con unidades de quemados”, comentó el Dr. Rodolfo Cucchiani, creador de la Unidad de Cuidado de Heridas Crónicas y jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Universitario Austral (HUA). Y aclaró que “hay médicos que se dedican al tratamiento de este tipo de patologías, pero actúan individualmente”.

“Esta unidad nos permite coordinar el tratamiento mediante ateneos con pacientes, donde todos los médicos involucrados elaboran un diagnóstico y posterior tratamiento, de tal manera que el paciente no vaya de un lado a otro haciendo los estudios que le han ido pidiendo y el tratamiento que cada médico le fue indicando por separado”, agregó el Dr. Cucchiani.

El porqué

Se denomina herida crónica a aquella que “no cicatriza en un lapso de tiempo de 4 a 6 semanas.

Los factores que provocan que las heridas persistan abiertas, se infecten y no cicatricen pueden ser muchos. Una de las causas más comunes son las patologías venosas, como las várices, donde hay un estancamiento de la sangre que lleva a edema y alteraciones de la piel que predisponen a la formación de úlceras. Otras causas frecuentes son los problemas arteriales e infecciosos y la diabetes.

Denominador común

Se estima que hasta un 75% de las heridas crónicas de las extremidades inferiores son úlceras venosas, aumentando su prevalencia con la edad y afectando con mayor frecuencia a las mujeres.

“Constituyen un motivo de consulta frecuente, llegando muchas veces a incapacitar a la persona”, alertó la Dra. Luciana Passadore, médica de planta a cargo de la Unidad de Cuidado de Heridas Crónicas del HUA, al tiempo que especificó: “Cada úlcera tiene una o múltiples causas que confluyen todas en una sintomatología común, que es la solución de continuidad cutánea, o sea, la herida”.

“Desde la unidad, ponemos especial atención en la higiene a partir del lavado diario, el vendaje elastocompresivo y el seguimiento semanal, de suma importancia, para así adecuar el tratamiento que depende de la evolución de la úlcera”, agregó la Dra. Passadore.

El proceso de curación

La cicatrización de las heridas crónicas constituye un proceso que en la mayoría de los casos es lento. En primera instancia, hay que establecer el diagnóstico preciso que provoca que una herida no se cure por sí sola, para luego buscar un tratamiento médico adecuado –e inclusive en algunos casos es necesario un abordaje quirúrgico.

“Si no se soluciona la causa de base, la herida no cicatrizará” afirmó el Dr. Cucchiani. “Si la causa es una vena perforante, hasta que no se elimine, la herida no curará. Si el paciente tiene una hiperglucemia descompensada, tampoco se va a curar hasta no normalizarla”, ejemplificó.

Es importante la adhesión al tratamiento por parte del paciente y el seguimiento continuo del equipo médico multidisciplinario durante el período de enfermedad, y luego de la curación, ya que suelen haber recaídas en el 33% al 42% de los casos. Por esto, toda herida que no se cura requiere sí o sí una consulta. Los pacientes que tienen una herida deben recurrir a centros especializados ya que, sin un tratamiento organizado, las posibilidades de alcanzar la curación en poco tiempo son escasas.

La mayoría de las lesiones se producen en pacientes con problemas vasculares o cutáneos en los miembros inferiores. Los pacientes que saben que padecen algún problema en sus piernas deben cuidarse para evitar lastimaduras e inclusive, si están mucho tiempo parados, deben utilizar medias de descanso así como también tener un adecuado control de su glucemia.

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables