fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

La actividad física, su importancia en la presencia de cardiopatías

Por miedo a que el corazón “sufra”, muchas personas con cardiopatías congénitas evitan hacer ejercicio. Sin embargo, ese interés “proteccionista” podría ser contraproducente, tal como señala la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés).

Así lo afirma este organismo en un comunicado publicado en la revista Circulation, en el marco del cual se recuerda que la actividad física regular es fundamental también estos pacientes. El documento además sostiene que no hay que tener miedo ya que existe un ejercicio adecuado para cada perfil. ¿Lo fundamental e importante? consultar con el especialista.

“Hay que remarcar es que ningún paciente con patología cardiaca severa puede ni debe realizar actividad física de tipo competitiva. Inclusive, seria bueno que ningún paciente coronario realice actividad competitiva. Sin embargo, esto no impide que se lleve a cabo algún otro tipo de ejercicio como por ejemplo bicicleta, caminatas, etc.”, comentó la Dra. Gisela Lorena Storino, médica integrante del staff de Cardiología del Hospital Universitario Austral (HUA).

“En pacientes con patología severa cardiológica como por ejemplo aquellos con miocardiopatía diilatada con deterioro de la FSVI, lo aconsejable es la realización de rehabilitación cardíaca ósea, un tipo de actividad física controlada por un medico cardiólogo. Por su parte, los pacientes angioplastiados o con infarto no tienen prohibida la actividad física, salvo que sea de competición. Para poner un ejemplo, el tenis, que en cualquiera de sus formas es un deporte competitivo, deberá discutirse en cada caso particular”, continuó Storino.

La patología que sí impide la actividad física es la miocardiopatía hipertrófica debido al riesgo de muerte súbita que posee; aunque esto no significa –según la Dra.- que el paciente no pueda caminar. En este caso, sólo hay que tomar los recaudos necesarios.

Con respecto a los exámenes que deben realizarse, lo más importante es tener un cardiólogo de cabecera que siga al paciente, porque el profesional es quien decide cuáles son los estudios necesarios, importantes e imprescindibles para evaluar la capacidad y las posibilidades de cada paciente.

De acuerdo con sus responsables, el comunicado publicado por la AHA es importante porque, de acuerdo con las estimaciones, la mayor parte de los pacientes con cardiopatías congénitas son “relativamente sedentarios”, situación que los pone en riesgo de sufrir problemas como la obesidad u otras complicaciones psicosociales.

Contacto:
*Dra. Gisela Lorena Storino
Médica integrante del staff de Cardiología
Hospital Universitario Austral
GSTORINO@cas.austral.edu.ar

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables