fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

¿Qué es el Síndrome Urémico Hemolítico?

El Síndrome urémico hemolítico (SUH) típico es una enfermedad  producida  principalmente por la bacteria Escherichia Coli (serotipo más frecuente O157:H7) que ingresa al organismo a través de la vía digestiva. Es endémica en nuestro país, eso significa que es una  enfermedad infecciosa que afectan de forma permanente o en determinados períodos a una región.

“Es la primera causa de insuficiencia renal aguda (que los riñones no funcionen) en los niños  menores de 5 años y  es la tercera causa por la cual los chicos  argentinos requieren un trasplante renal”, explicó la Dra. Andrea Exeni, jefa del Servicio de Nefrología Infantil del Hospital Universitario Austral.

La Argentina tiene la mayor incidencia a nivel mundial de esta enfermedad; 16 cada 100.000 niños menores de 5 años. En total hay como mínimo entre 400 a 500 casos por año.

¿Cómo se contagia?

“La forma más frecuente se contraer la enfermedad es ingerir alimentos contaminados, en su mayoría, con la  bacteria  Escherichia coli. Esto se da en especialmente en carnes -fundamentalmente la carne picada-,  lácteos que hayan perdido la cadena de frío, verduras, frutas mal lavadas y aguas contaminadas. También se puede dar en natatorios insuficientemente clorados, y por contacto directo con personas o animales infectados (campos, granjas).”, desarrolló la especialista.

En relación a esto último, la nefróloga aclaró que la transmisión de persona a persona  es cada vez más frecuente y suele producirse por el lavado inadecuado de manos luego de ir al baño y manipular posteriormente los alimentos.

La manos deben lavarse con agua  tibia y jabón, antes de comer o de procesar alimentos y luego de ir al baño o tocar carne cruda. En guarderías el cambio de panales adecuados es crucial”, aclaró. Y agregó que el adulto sano puede ser portador de la toxina y contagiar a los niños.

Es muy importante la participación de la contaminación cruzada, eso quiere decir que alimentos contaminados se ponen en contacto con alimentos no contaminados. Esto es especialmente riesgoso en alimentos que se consumen crudos. “Por eso es fundamental  desde que uno inicia la compra del alimento, su refrigeración, manipulación y consumo  evitar la pérdida de la cadena de frio (que un alimento este fuera de la temperatura adecuada),descongelar adecuadamente, no compartir tablas y utensilios entre carnes y verduras o entre  alimentos cocidos y crudos y cocinar los alimentos a más de 70 grados, ya que esta temperatura inactiva a la bacteria”, desarrolló.

La enfermedad afecta a niños pequeños, en general por debajo de los cinco años pero su incidencia en niños mayores y adultos está incrementando.

Síntomas

Diarrea, habitulamente con sangre, decaimiento, dolor abdominal, fiebre, palidez y disminución en la producción de orina.

Una vez contraída y recuperado el paciente, ¿la enfermedad puede volver a adquirirse? “Es muy infrecuente en los casos típicos volver a contraer la enfermedad. Si bien la mayoría  de los pacientes se recuperan de la enfermedad aguda, hay que considerar que aproximadamente un 60 % de estos niños curan sin secuelas. Un 10% desarrolla insuficiencia renal crónica rápidamente, requiriendo procedimientos dialíticos y de trasplante renal”, aclaró Exeni.

El resto desarrolla secuelas manifestadas por pérdidas de proteínas y sangre en orina,  disminución progresiva de la función renal e hipertensión arterial. Ello llevará a un grupo, en períodos variables -a veces de muchos años- a la insuficiencia renal crónica terminal y luego, trasplante.

¿En qué consiste el tratamiento?

No hay aún tratamiento específico de la enfermedad, solamente de las consecuencias que esta enfermedad produce por eso es tan importante su prevención.

Durante la enfermedad que suele durar entre 10 y 15 días , los pacientes deben realizar una alimentación controlada en sal y proteínas y con muchas calorías se mide estrictamente lo que toman y lo que orinan. Pueden necesitar medicación para controlar la hipertensión arterial  ,y en ocasiones presentan convulsiones que deben ser tratadas ,suelen requerir transfusiones de sangre y en los casos que la disminución de la orina sea muy importante se realiza diálisis en general diálisis peritoneal y en ciertas ocasiones hemodiálisis transitoriamente.

Muerte por SUH

Aproximadamente 3 de cada 10 chicos fallecen. La consulta precoz y la instauración del tratamiento de sostén adecuado son muy importantes para no agregar más complicaciones, pero la severidad de la enfermedad en etapa aguda y sus secuelas a largo plazo son muy variables.

“Los pacientes  que fallecen suelen tener compromiso neurológico severo o manifestaciones intestinales graves o severas”, finalizó Andrea Exeni.

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables