fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

Nuevos datos sobre la hipertensión en el embarazo

pregnancy-1136777_1920Recientemente se publicaron en la revista Circulation de la American Heart Association los datos de un estudio según el cual complicaciones como partos prematuros o preeclampsia (hipertensión durante el embarazo) incrementan el riesgo de las mujeres de morir por enfermedad cardiaca en el futuro.

Tanto en Estados Unidos como en España estas afecciones son la principal causa de fallecimiento en la población femenina, por lo que “las mujeres afectadas deben recibir información sobre medidas de prevención y plantearse un estilo de vida más saludable, ya que el embarazo es realmente una prueba de esfuerzo para el sistema cardiovascular”, tal como postuló la Dra. Bárbara Cohn, responsable principal del trabajo.

“El objetivo del estudio fue determinar si las complicaciones del embarazo se asocian con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, y lo más relevante tiene que ver con el prolongado seguimiento: 19 mil mujeres, además de sus hijos, entre 1959 y la publicación de los resultados a fines de 2015. Se halló que las mujeres que durante el embarazo presentaban hipertensión gestacional, preeclampsia, anemia marcada, o parto previo a las 35 semanas tenían cuadriplicado el riesgo de muerte por causa cardiovascular antes de los 60 años. Por otro lado, si la mujer embarazada ya era hipertensa antes del embarazo y tenía un parto prematuro, el riesgo de tener enfermedad cardiovascular antes de los 60 años aumentaba hasta siete veces, y agregando preeclampsia aún más”, comentó la Dra. Carol Kotliar de Delía, Directora del Centro de Hipertensión Arterial del Hospital Universitario Austral.

Los datos que aporta el estudio son fundamentales para Kotliar porque “deben promover estrategias que identifiquen a aquellas mamás que tienen presión alta durante el embarazo, y que por ende deben ser seguidas de cerca aunque la presión se normalice después del parto o durante el puerperio”.

Esto es importante porque habitualmente estas mamás no se concientizan acerca de la necesidad de mantener un seguimiento cardiológico después del puerperio, especialmente si se trata de mujeres jóvenes o madres que se sienten sanas y que después de haber sufrido hipertensión durante la gestación recuperan el valor normal de la presión y están ocupadas en el cuidado de su bebé.

Sobre el estudio
Los investigadores señalaron la importancia del embarazo como momento crítico para evaluar el riesgo cardíaco a futuro, en primer lugar porque en la gestación se produce un gran aumento del volumen sanguíneo.

Por otro lado, el gasto cardiaco -volumen de sangre que bombea el corazón por minuto- crece alrededor del 50%, y al final del embarazo el útero recibe la quinta parte del volumen sanguíneo total, razón por la cual la frecuencia cardiaca -número de latidos por minuto- aumenta en reposo, al mismo tiempo que la tensión arterial suele disminuir.

“Todos estos cambios fisiológicos se producen para mantener la viabilidad del embarazo y el feto, pero cuando surgen complicaciones en el transcurso de esos nueve meses aumenta el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular en el futuro”, concluyeron los investigadores del Instituto de Salud Pública de Berkeley de California en Estados Unidos.

La presión alta afecta aproximadamente al 10% de los embarazos y es una de las causas más importantes de enfermedad de la madre, del feto y del recién nacido.

Consultas claves del “Manual del Paciente Hipertenso” (Carol Kotliar)

¿Debo controlarme la presión si estoy embarazada?
Definitivamente sí. El embarazo es similar a someterse a una prueba de esfuerzo, y por eso la mamá tiene que estar preparada y cuidar los llamados “factores de riesgo” que predisponen a tener presión alta. El organismo materno debe estar acondicionado para albergar al bebé, aumentando el volumen de sangre para nutrirlo. Para ello es necesaria la función adecuada de los vasos sanguíneos a fin de que la placenta, que es la membrana que une la madre con el bebé, ofrezca la sangre necesaria para alimentarlo.
¿Cómo se clasifica la hipertensión?
Cuando se detecta después de las 20 semanas de gestación se considera que está causada por el mismo embarazo, y se denomina “hipertensión gestacional”; para diferenciarla de aquella que se diagnostica en la mujer desde antes del embarazo y se conoce como “hipertensión arterial crónica”.
También puede suceder que se detecte hipertensión antes de las 20 semanas pero la mujer no tuviese diagnóstico de hipertensa previo. En este caso también se considerará como “hipertensión arterial crónica”.

¿Cuáles son los factores de riesgo?
Uno de los predisponentes más importante es ser hipertensa o haber tenido hipertensión en embarazos previos. También las embarazadas muy jóvenes, en su primer embarazo o con edad mayor a 35 años. El sobrepeso, la diabetes, las enfermedades del riñón, las alteraciones de la coagulación sanguínea, la raza negra y el embarazo de gemelos o múltiple.

¿Qué se puede hacer para prevenir?
Es recomendable que la mujer opte por hábitos de vida saludables durante su edad reproductiva y que, en la medida de sus posibilidades, planifique su maternidad. Una vez constatado el embarazo, son de suma importancia los controles médicos periódicos.

¿Cuáles son los signos de alarma a considerar si la embarazada tiene hipertensión en el embarazo?
El aumento de peso exagerado en un período corto de tiempo con retención de líquido en las piernas; dolor de cabeza, alteraciones de la vista, falta de aire, dolor en la región abdominal derecha, espuma en la orina, aparición espontánea de hematomas, cifras altas de presión arterial.

Para finalizar, la especialista destacó que a fin de evitar la hipertensión y el riesgo cardíaco, “es importante mantener un peso óptimo y especialmente un índice cintura/cadera adecuado, no fumar, hacer actividad física regularmente (4 días a la semana), alimentarse sanamente con la cantidad adecuada de sodio y potasio, consumir alcohol ocasionalmente y nunca más de un vaso diario de vino o equivalente, mantener el optimismo y aprender a manejar el estrés”.

En cuanto a los controles médicos, es indispensable la medición de la presión arterial periódica pero sin obsesionarse, así como también la evaluación de la salud arterial y cardiovascular.

Esto es importante debido a que existen estudios que demostraron que es más precoz el aumento de la rigidez de la pared arterial –en comparación con el incremento de la presión arterial- a la hora de detectar el riesgo en mujeres que pueden tener riesgo de preeclampsia. Es decir que la reducción de la elasticidad arterial puede ser un marcador precoz de su riesgo de desarrollar estas complicaciones”, completó la especialista no sin antes mencionar que “los equipos de trabajo interdisciplinarios son de gran ayuda para el manejo de estas pacientes y de la unidad maternofetal.
Contacto:
Dra. Carol Kotliar de Delía
Directora del Centro de Hipertensión Arterial
Hospital Universitario Austral
CKotliar@cas.austral.edu.ar

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables