fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

Día del Kinesiólogo

Debido a las exigencias y las corridas de la vida cotidiana, aunque también al auge de la actividad física que se vive en los últimos años, cuidar el cuerpo y prevenir la aparición de lesiones, malas posturas, vicios posturales y golpes es fundamental.

Sin embargo, hay otro factor que ocupa y preocupa a los kinesiólogos: el aumento de la expectativa de vida al nacer y, consecuentemente, el incremento de la población mundial de los mayores de 65 años, que en Argentina actualmente representa el 10,2% de la población total.

Por eso, en vísperas de su día que se celebra el 13 de abril, le preguntamos al jefe del servicio en el Hospital Universitario Austral (HUA), Lic. Rubén Castaño, y a la Lic. Cintia Zappa, miembro de su equipo, cuáles son las claves para cuidarse.

“Los kinesiólogos, terapistas y rehabilitadores tenemos un gran desafío: fomentar y fortalecer la promoción de la salud, transformando nuestra profesión en un vector educativo hacia la prevención y desarrollando proyectos desde la atención primaria sin perder el sentido crítico sobre nuestra actividad profesional”, comentaron los especialistas.

“Todos los días, tras correr de acá para allá y cumplir horarios llega, el momento de ir al gimnasio o realizar actividades deportivas, recreativas o de competición. Por otro lado, los deportes –fútbol, hockey, básquet, rugby- obligan a quienes los practican a ser cada vez más técnicos, para lo cual es fundamental un adecuado desarrollo de las capacidades físicas. El problema es que éstas se vulneran o complican con el ajetreo diario, surgiendo entonces la fatiga e incrementándose el riesgo de sufrir lesiones por accidente, sobrecarga o utilización excesiva e incorrecta de una articulación o grupo muscular. Por eso es fundamental conocer y aplicar técnicas adecuadas de calentamiento y elongación”, agregaron.

En el colegio, desde los primeros años, inculcan e informan sobre la importancia de la entrada en calor porque es la forma de “activar” las capacidades motrices (coordinación, movilidad) evitando de esa forma calambres, distenciones musculares, esguinces, etc.

“Los beneficios a nivel fisiológico son varios y extensos, razón por la cual debemos concientizarnos, dedicarle tiempo y lograr que se haga costumbre. Entonces, lo mejor es hacer primero una actividad aeróbica rítmica (trotar, saltar, andar en bici), y posteriormente una rutina enfocada en todos los grupos musculares involucrados en la actividad que realizaremos, preparándolos para la posterior competencia o entrenamiento”, ejemplificaron Castaño y Zappa.

Así, lo recomendable es dedicarle a la elongación y calentamiento entre 10 y 20 minutos, de manera de ir aumentando gradualmente la frecuencia cardíaca y respiratoria, así como también la circulación sanguínea, preparando el cuerpo para un esfuerzo mayor.

“Por supuesto, al terminar la actividad no hay que irse a descansar sin elongar, y esto vale para todas las personas más allá del sexo, la edad, la actividad física que realice, etc. Hay que elongar mínimamente los músculos involucrados en la actividad (estirar) ya sea en forma activa o pasiva (con ayuda de otra persona o elemento)”, refirieron.

Entre los principales beneficios del estiramiento y la elongación se cuentan:
-Reducir el riesgo de lesión.
-Lograr una mayor amplitud de movimiento articular, lo que a su vez incide en el equilibrio.
-Mejorar el control postural.
-Alcanzar una mejor recuperación (regeneración) post esfuerzo.
-Prevenir caídas.

“Estas dos actividades –entrada en calor y elongación- incluidas dentro de una práctica deportiva, recreativa o competitiva, y muchas veces consideradas una pérdida de tiempo son el ABC para evitar lesiones, además de un factor importante para mejorar la salud y alcanzar un rendimiento deportivo óptimo”, finalizaron Rubén Castaño y Cintia Zappa.

CURIOSIDAD:
¿Qué significa la palabra Kinesiología?
La palabra Kinesiología proviene del griego kínesis que significa movimiento, y logos que representa el estudio. Así, se trata del estudio científico del movimiento humano.

El Kinesiólogo es especialista en la manutención de la capacidad fisiológica del individuo y en la prevención de sus alteraciones. Su formación le permite intervenir en la recuperación y rehabilitación psicomotora, mediante la aplicación de técnicas y procedimientos de naturaleza física, bajo indicación médica.
Contacto:
*Dr. Rubén Castaño
Jefe del servicio de Kinesiología
Hospital Universitario Austral
RCASTANO@cas.austral.edu.ar

*Lic. Cintia Zappa
Concurrente del servicio de Kinesiología
Hospital Universitario Austral
czappa@cas.austral.edu.ar

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables