fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

En el Mes del Corazón, conocé la historia de Alberto Bellucci

A la hora de tomar una decisión trascendental en la vida, como la de realizar una cirugía cardiovascular, el mundo de los afectos y seres queridos se hace presente. En el Mes del Corazón, descubrí la historia de Alberto Bellucci, ex director del Museo Nacional de Arte Decorativo.

Acompañado por su esposa, dos hijos y sus seis nietos más pequeños Alberto Bellucci, ex director del Museo Nacional de Arte Decorativo, se embarcó en febrero de 2017 en un viaje a Sudáfrica. No sin antes dejar atrás una consulta radiológica prevista luego de la aparición de registros que indicaban algunas arritmias, y una disminución sensible del conducto de la aorta.

La cirugía cardíaca le había sido aconsejada por su clínico y avalada por sucesivos estudios a mediados de 2016. Sin embargo, el señor Bellucci reconoció: “Cierta desconfianza hacia la prudencia excesiva de los médicos, un estado físico que sentía sin fallas y la confianza en mí presunta invulnerabilidad me hicieron relegar esa posibilidad”. Y así, se embarcó al viaje con su familia.

La aventura le salió bien, pero a su regreso la operación se precipitó. En parte gracias a la insistencia de la familia y de su médico, pero también sus propias dudas. Tres días de consultas frenéticas entre profesionales, familiares y amigos finalizaron en la elección del Servicio Cardiológico del Hospital Universitario Austral y el grupo de profesionales que lo conforma, bajo la dirección del doctor Guillermo Vaccarino.

El grupo es inobjetable y cada uno de ellos intervino con idoneidad específica, precisión en sus dichos y en forma optimista. Fue uno de los factores esenciales para sentirme seguro, protegido y confiado en que todo saldría bien, como salió”, destacó sobre el equipo el reconocido arquitecto.

Alberto explicó que ante una operación de semejante magnitud el miedo se hace presente. Como siempre se tiene ante la incertidumbre de un final posible. “No era miedo al dolor sino más bien latristeza del desprendimiento de una familia que siempre -y más ahora- se manifestó monolítica en el apoyo y también amigos”, continuó. Y agregó: “Aunque junto a ese miedo extraño hubo también una mezcla entre sentido de abandono en manos de Dios y la confianza que me inspiraba el equipo médico a través de las reuniones previas”.

“Suele decirse que se trata de operaciones de alto riesgo, pero las estadísticas demuestran que también lo son de alta seguridad”, señaló Bellucci, quien afirma que la elección del equipo para su operación resultó impecable en todas sus facetas. Desde la puntualidad, la idoneidad profesional, claridad de información, equipamiento tecnológico, amabilidad. Y destacó: “el plus que se experimenta al sentirse envuelto en un ámbito de espiritualidad y de servicio que impregna todos los rincones y todas las personas”.

Sobre el proceso de recuperación Alberto se encontró impresionado por la rapidez con la que progresó: “Nunca hubiera imaginado que las heridas del serrucho se cerraras y los dolores desaparecieran tan rápido. De hecho, luego de los cinco o seis días de internacion, la vuelta a casa, el baño, el vestirme y desvestirme, subir la escalera y salir a caminar por el barrio fueron operaciones que progresaron día a día”.

Su vida luego de la operación cambió completamente. No solo debía enfrentarse a la recuperación de la cirugía, sino que al mismo tiempo debía hacer frente a su retiro. “Debí adaptarme a consulta médicas y hematológicas, nuevos estudios y horarios de medicamentos. Y de yapa, tratar de vivir todo lo nuevo con calma y sin presiones”, puntualizó el arquitecto.

Para finalizar Alberto aseguró que luego de pasar el inevitable dolor posoperatorio de las dos o tres primeras noches, todo mejora: “A partir de allí uno va sintiendo que dentro suyo cobra fuerza el Audi de nueva generación que se nos ha instalada en el pecho y que no solo nos permite seguir viviendo en plenitud sino que además nos ha quitado diez años de encima. Lo que es bueno celebrar por partida doble”.

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables