fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

Preservar los ritmos biológicos del sueño

En el Día Mundial del Sueño, a celebrarse el 16 de marzo, el Dr. Daniel Pérez Chada, especialista del Hospital Austral, explicó la importancia de respetar el ciclo sueño – vigilia y especificó recomendaciones para un sueño saludable.

Desde el 2007, cada año se celebra el Día Mundial del Sueño. El lema para el 2018 es Únete al mundo del sueño, conserva tus ritmos para disfrutar de la vida. Según la World Sleep Society, el objetivo es realizar una “celebración del sueño y un llamado a la acción sobre cuestiones importantes relacionadas con el sueño, incluida la medicina, la educación, los aspectos sociales y la conducción”.

La Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM), especificó que es una oportunidad para brindar conocimiento sobre el «sueño saludable» y generar conciencia de las consecuencias adversas de la disfunción del sueño en la calidad de vida y la salud de un individuo.

Según el Dr. Daniel Pérez Chada, Jefe del Servicio de Neumonología y Clínica del Sueño del Hospital universitario Austral y Profesor de la Diplomatura del Sueño de la Universidad Austral, el sueño saludable implica respetar hábitos de sueño ordenados, en aquellas personas que no tienen una enfermedad ligada al sueño.

El especialista afirmó que “el ciclo sueño-vigilia está altamente influenciado por la luz y la oscuridad. Todos tenemos ritmos biológicos que siguen un ritmo circadiano, de aproximadamente 24 horas, donde pasamos por distintas etapas de mayor tendencia a la somnolencia o a la alerta. Si en las horas en las que nuestro organismo está preparado para la penumbra, nosotros nos exponemos a una fuente de luz artificial, intensa y prolongada, eso genera que nuestros ritmos biológicos se alteren”.

El Comité Mundial del Día del Sueño explica que el objetivo principal es disminuir la carga de los problemas del sueño en la sociedad a través de una mejor prevención y tratamiento de los diversos trastornos del sueño.

Las personas sanas que ven influenciado su ciclo de sueño son aquellos que poseen horarios rotativos de trabajo, como por ejemplo las altas demandas laborales de los médicos o el personal de seguridad.

Además, están las personas que por condicionamientos sociales también deterioran su cantidad y calidad de horas de sueño, porque duermen en la calle o en ambiente poco acogedores.

De igual manera, existen personas que no poseen un problema de salud ni cuestiones laborales sino que prolongan artificialmente el día por una cuestión recreativa o social. “Eso se ve particularmente en los jóvenes y está estrechamente ligado al uso de las tecnologías, que emiten una luz intensa en una banda de los azules e interfieren con los mecanismos normales del sueño al afectar las células de los ojos”.

Entre las diversas recomendaciones que se destacan en el Día Mundial del Sueño, se detallan:

  • Respetar hábitos de sueño ordenado, es decir, acostarse y levantarse todos los días a la misma hora o de manera aproximada;
  • No realizar actividad física intensa en las horas previas a dormir;
  • No consumir grandes cantidades de comida antes de acostarse;
  • No tomar alcohol ni café en las últimas horas del día;
  • No llevarse trabajo ni comida a la cama.
Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables