fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

Huevo y colesterol: Perder los miedos

Frente a las nuevas discusiones sobre los beneficios del huevo para la salud, la Jefa del Servicio de Nutrición del Hospital Austral, Silvia Juárez, explicó las características de este alimento y sus aportes dentro de la dieta.

Debido a la cantidad y la calidad de los macro-nutrientes que aporta el huevo, es considerado un alimento protector frente a enfermedades carenciales porque sus nutrientes son fácilmente absorbibles. Se consume desde hace muchos años por ser fácil de obtener y por sus cualidades culinarias.

De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) lo reconoce como uno de los alimentos más nutritivos de la naturaleza. Además, es uno de los más completos que existe y un ingrediente básico en la alimentación y en la cocina.

“El huevo contiene un 13 % de proteínas, y durante años la proteína del huevo fue considerada proteína patrón (no dejó de serlo), por proporcionar aminoácidos esenciales en cantidades adecuadas; que además son de las que más se parecen a las que nuestro organismo necesita”, explicó Silvia Juárez. Y agregó: “Estos aminoácidos esenciales son los que no podemos fabricar y que debemos obtener de los alimentos”.

“Si bien, como venimos diciendo, el huevo ha formado parte desde siempre de una dieta equilibrada, durante las últimas décadas este alimento fue incluido dentro de un grupo cuyo consumo asiduo podía contribuir a la prevalencia de enfermedades cardiovasculares”, sostuvo Juárez.

“Por eso –aseguró- nos propusimos aclarar algunas cuestiones relacionadas con este riesgo, porque actualmente se está volviendo a incluir al huevo en la llamada dieta saludable, al haberse comprobado que no hay una relación directa entre el consumo de huevos y el aumento significativo del colesterol sérico”.

Otras características que hacen del huevo un buen alimento:

*Con sólo unas 70 kcal por término medio proporciona una proteína de alto valor nutricional, con un perfil aminoacídico adecuado a las necesidades del hombre.

*Contiene gran variedad de vitaminas y minerales.

*Es natural, no se puede manipular y su cubierta protectora permite una conservación más prolongada que la que puede conseguirse en el resto de los alimentos naturales.

*Posee dos carotenoides: la luteína y la zeaxantina (xantófilas), que intervienen en la salud visual, reduciendo el riesgo de catarata y de degeneración macular relacionada con la edad.

*Es uno de los pocos alimentos que son fuente natural de vitamina D.

Detalles de su composición

La yema del huevo contiene la mayor parte de los nutrientes: el 50% es agua, y el resto se reparte equitativamente entre proteínas y lípidos como hierro, zinc, fósforo, vitaminas A, D, E, B 6 y B 12, ácido fólico, ácido pantoténico, colina, tiamina, y casi la mitad de las proteínas y la riboflavina del huevo entero.

Por su parte, la clara del huevo contiene principalmente agua (88%) y proteínas, entre las cuales la albúmina es la más importante.

“El huevo no contiene hidratos de carbono, y la energía que aporta proviene de los lípidos. Sí tiene antioxidantes como selenio y vitamina E, ácido fólico y colina, necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Por su parte, los lípidos del huevo son principalmente ácidos grasos mono insaturados y poliinsaturados, que resultan beneficiosos para la salud cardiovascular”, comentó la especialista.

Respecto a la controversia por el contenido de colesterol del huevo, Juárez explicó que las creencias que afirmaban que un aumento de consumo de colesterol en la dieta provocaría elevado colesterol en sangre ya no se justifican científicamente.

Y detalló: “¿Por qué? Debido a que múltiples estudios publicados en los últimos años confirman que a pesar de su contenido en colesterol (unos 200 mg/unidad) el consumo de huevos no eleva el riesgo cardiovascular en personas sanas, puesto que aporta fosfolípidos y grasas insaturadas en su composición, junto a algunas vitaminas y antioxidantes que favorecen la prevención de la arteriosclerosis”.

De hecho, las más recientes recomendaciones indican que consumir un huevo por día no supone factor de riesgo alguno en personas sanas. En este sentido, dos huevos medianos (unos 100 gramos de parte comestible) se consideran una ración para un adulto sano, y un huevo para un niño sano hasta 9 años.

“Por todos estos conceptos, no es adecuado hacer recomendaciones del consumo de un alimento concreto sino indicar preferentemente seguir una dieta equilibrada. Si se tienen en cuenta las directrices de la dieta mediterránea, lo adecuado es un consumo de entre dos y tres raciones de alimentos proteicos al día, que pueden ser de carnes, pescado o huevos. Según las preferencias de cada uno, se pueden alternar en las distintas comidas estos alimentos, y por lo tanto, consumirse unas tres o cuatro raciones de huevos por semana”, completó la licenciada.

Contacto:

*Lic. Silvia Susana Juárez
Jefa del Servicio de Nutrición
Integrante del staff del Área Internación
Hospital Universitario Austral
SJUAREZ@cas.austral.edu.ar

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables