Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

Precauciones en las comidas con hongos

Existen miles de especies de hongos, de los cuales muchos presentan una alta toxicidad. Conocé los síntomas y qué hacer ante este cuadro.

Existe gran variedad de hongos que se clasifican, principalmente, en comestibles y no comestibles. Además, se diferencian según los síndromes bajo los que se presentan: alucinógenos, latencia corta y latencia larga, es decir que los síntomas comienzan después de las 6 horas.

La Dra. Verónica Torres, del Servicio de Toxicología del Hospital Universitario Austral explica que, “si bien es posible establecer características que diferencien a los hongos entre sí, la identificación requiere un análisis y datos específicos muchas veces, por eso no se recomienda la manipulación de estas especies sin pleno conocimiento”.

Las toxiinfecciones alimentarias son intoxicaciones debido a la ingesta de algún tipo de comida que ocurre cuando la sustancia ingerida es tóxica o porque presenta un organismo vivo que produce una toxina. Es decir, se produce un cuadro de infección e intoxicación conjunto.

La Dra. Torres detalla que “en la Argentina tenemos los hongos como la amanita phalloides que son mortales y fácilmente confundibles con los hongos comestibles, aquellos denominados ´de sombrero´. Son de latencia larga y comienzan con un cuadro de diarrea profundo, una fase de cierta mejoría y luego una invasión visceral que hace falla hepática”.

En cuanto a los hongos comestibles se encuentra el denominado colmenilla o, como se lo conoce en la Argentina, morilla. “Es un hongo costoso y se utiliza en la alta gastronomía. El problema es que este hongo se vuelve comestible cuando está cocido, sino tiene una toxicidad importante y provoca una crisis hemolítica muy grave. Por eso, su manipulación la deben realizar `profesionales en el tema´”, afirmó la Dra. Torres.

¿Cómo actuar?

Es importante acudir a la consulta médica de forma urgente si se presenta un cuadro de gastroenteritis seguido de la ingesta del hongo. Los síntomas son: diarrea, vómitos, mareos y/u obnubilación. Se debe especificar qué se comió y, de ser posible, acudir a la guardia con la especie ingerida para su análisis.

“Si bien los hongos son parte de nuestro ecosistema y son importantes, en caso de que alguien tenga estas especies en sus casas debe cubrirse bien las manos y desecharlos si hay niños o posibilidad de que alguien los ingiera. La intoxicación ocurre por ingesta, pero se deben tener todas las precauciones necesarias, sobre todo pensando en los niños o los animales que pueden llegar a tener contacto directo”, finalizó la especialista.

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables