fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

Opioides: consumo y abusos

El 26 de junio se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas. La Dra. Verónica Torres, del Hospital Universitario Austral, explica de dónde provienen los opioides y qué efectos producen.

Los opioides son derivados de la planta papaver somniferum con los que se pueden hacer tanto medicamentos, la morfina es el principal, como drogas de abuso (heroína). De allí, la importancia de su control. Según detallan desde Naciones Unidas, el 26 de junio se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas con el objetivo de “reforzar la acción y la cooperación con el fin de alcanzar una sociedad libre del consumo de drogas”.

La Dra. Verónica Torres, Médica del Staff de Emergencia y Jefa del Servicio de Toxicología y Medio Ambiente del Hospital Universitario Austral, detalló que “los opioides tienen excelentes propiedades analgésicas, pero también pueden producir euforia o alucinaciones. De igual manera, revisten peligrosidad tanto en sobredosis como en consumo crónico, ya que provocan dependencia y pueden producir adicción y síndrome de abstinencia”.

Utilizados desde la antigüedad, el consumo de opioides se ha visto incrementado a nivel mundial el último tiempo. Según el Estudio sobre Consumo de Sustancias Psicoactivas de 2017 de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (SEDRONAR), 15 de cada 100 personas ha consumido medicamentos psicofármacos, ya sea bajo tratamiento médico o por su cuenta. A su vez, “el inicio en el consumo sin prescripción médica de tranquilizantes se ubica cercano a los 25 años con una tasa de consumo reciente del 0,7 %”, explicitan en el documento.

La Dra. Torres explicó que “los medicamentos en Argentina representan una fuente importante de dependencia y de adicción, en este campo las benzodiacepinas (sedantes tipo Clonazepam y Lorazepam) son los más utilizados”.

Se deben realizar trabajos que permitan controlar y regular el consumo de este tipo de drogas (como tantas otras). “Es conveniente ser cautos a la hora de prolongar el uso de opioides en dolor crónico sin descuidar el tratamiento del dolor, pero sí con una valoración cuidadosa y objetiva, centrada en la persona. Sumado a ello, se deben derivar los casos de consumo o uso abusivo para deshabituación”, afirmó la especialista.

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables