fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

Visibilizar las células tumorales del cáncer de hígado para poder erradicarlas

Profesionales del Hospital Universitario Austral y del Instituto de Investigaciones en Medicina Traslacional (Austral-CONICET) de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral descubrieron una terapia alternativa para que las células tumorales sean más visibles frente al sistema inmunológico.

El Dr. Guillermo Mazzolini, Director del Departamento de Desarrollo Académico del Hospital Universitario Austral e investigador del Instituto de Investigaciones en Medicina Traslacional (IIMT) de la Facultad de Ciencias Biomédicas (FCB) de la Universidad Austral junto a la Dra. Mariana Malvicini y Marcelo Rodriguez, profesionales del Laboratorio de Terapia Génica de la FCB, realizaron una investigación con el objetivo de disminuir la fibrosis del hígado.

Los investigadores comprobaron que la droga 4Mu, cuya función es inhibir la generación de fibrosis, tiene un potente efecto antitumoral en el cáncer de hígado desarrollado en ratones. El Dr. Mazzolini explicó: “Es un doble beneficio; por un lado, baja la cantidad de células madres tumorales (CSC), aquellas que tienen capacidad de originar el cáncer, y por el otro, modula el microambiente tumoral para hacer a las células tumorales más visibles al sistema inmunitario o de defensas y, eventualmente, erradicarlas”.

Según “Globocan”, la base de datos del International Agency for Research on Cancer, “el cáncer de hígado o hepatocarcinoma es la segunda causa de muerte asociada al cáncer y el quinto cáncer más frecuente a nivel mundial, generando cerca de 800.000 muertes por año”.

El Dr. Mazzolini detalló que “el cáncer de hígado surge habitualmente en un hígado previamente enfermo, por lo general con una cirrosis o fibrosis avanzada, por lo que esa situación convierte a dicha enfermedad en una patología compleja y de muy difícil tratamiento, ya que confluyen en un mismo paciente la cirrosis y el cáncer”.

Muchas veces, los tratamientos habituales como la quimioterapia y radioterapia no son lo suficientemente efectivos porque no son capaces de eliminar a las CSC. Existe evidencia científica que demuestra que dichas células están involucradas en la recaída o en la resistencia a los tratamientos. “Entonces, al ver que el 4Mu impactaba sobre las CSC, empezamos a estudiarlo en mayor profundidad”, agregó el especialista.

La investigación, publicada en la revista Molecular Therapy de la Sociedad Americana de Terapia Génica y Celular,  fue premiada como mejor presentación póster en el área de Tumores Hepáticos en el Congreso de la Asociación Europea del Estudio de Hígado (EASL, por sus siglas en inglés) en 2016 y presentada en 2018 en la “Sociedad Americana para Estudios de Enfermedades del Hígado” (AASLD), en San Francisco, Estados Unidos.

En cuanto al tratamiento, el Dr. Mazzolini especificó que se trata de una terapia combinada. Y detalló: “Primero, se utiliza la droga 4Mu para reducir las CSC, y hacer más visible al tumor. Luego, es el turno de la terapia génica. En esta etapa la proteína interleuquina-12, una proteína que estimula el sistema inmunitario, es transferida a través de un vector o transportador de terapia génica (un adenovirus o un virus) generándose un tratamiento sinérgico frente al cáncer. Esto último, a través de una inyección o vía intravenosa”.

Mientras que anteriormente el cáncer de hígado era provocado, en la mayoría de los casos, por una infección crónica ocasionada por el virus de la Hepatitis C o B, o por la ingesta crónica y exagerada de alcohol, hoy la acumulación de grasa en el hígado o enfermedad hepática grasa no alcohólica, se está convirtiendo en una de las causas más importantes de cirrosis. En los últimos años, se ha observado un incremento tanto en la incidencia como en la mortalidad de esta enfermedad.

Los tratamientos curativos para el cáncer de hígado son el trasplante hepático, la extirpación quirúrgica del tumor o los tratamientos ablativos locorregionales, que destruyen el tumor mediante la aplicación de ondas de radiofrecuencia, generándose una temperatura elevada que conduce a la necrosis tumoral.

Sin embargo, estos tratamientos sólo pueden aplicarse en una minoría de pacientes, ya que la mayoría de los pacientes son diagnosticados en estadios avanzados, cuando la aplicación de un tratamiento curativo ya no es posible. “Con mucha frecuencia, el médico se enfrenta con un paciente que tiene un hepatocarcinoma avanzado, donde no se pueden aplicar tratamientos curativos”, detalló el Dr. Mazzolini. En este sentido, el Laboratorio de Terapia Génica y Celular del IIMT está enfocado, hace más de una década, a encontrar tratamientos alternativos para el hepatocarcinoma avanzado.

Es importante aclarar que estas investigaciones, si bien son un aporte significativo, aún no han sido probadas de manera combinada en los pacientes, es decir, en forma de ensayos clínicos. Ambos tratamientos han sido empleados en pacientes en ensayos clínicos, pero aún resta ser probados, de manera combinada, para tratar el cáncer de hígado.

DATOS SOBRE EL CÁNCER

CIFRAS MUNDIALES

  • Cáncer es la segunda causa de muerte a nivel mundial
  • Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 8,8 millones de muertes ocurridas en el mundo en 2015 se atribuyen a esta enfermedad, lo que equivale casi a una de cada seis defunciones.
  • El panorama no es para nada alentador: se prevé que el número de nuevos casos aumente un 70% en los próximos 20 años.

CÁNCER EN ARGENTINA

  • El cáncer es la segunda causa de muerte en el país, después de las enfermedades cardiovasculares.
  • Argentina se encuentra dentro del rango de países con incidencia media-alta, con más de 217 casos nuevos por año cada 100.000 habitantes.
  • Para 2035 se prevé que aumentarán 50% la incidencia de la enfermedad y 55,7% las muertes por esta causa.
  • En 2016, la mortalidad por cáncer registrada en Argentina fue de 120,1 y 87,9 defunciones por cada 100.000 varones y mujeres respectivamente.
  • Edad promedio de defunciones por causa del cáncer: 44 años.
  • En Argentina, los tumores registran el 20% total de defunciones que se producen anualmente en el país, de las cuales más del 90% se produce en personas mayores de 44 años de edad.
  • Cáncer de hígado: se estima que, en nuestro país, la densidad de incidencia es menor de 5.6 por 100.000 personas/año, lo que equivale a rangos intermedios de incidencia anual comparativa respecto a otras regiones del mundo.
Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables