fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

Pasar a la acción: alimentación saludable

El Día Mundial de la Alimentación se celebra para concientizar el problema alimentario mundial. Conocé cuáles son las acciones para comenzar una alimentación saludable.

Guía Alimentaria para la población argentina, Ministerio de Salud de la Nación.

Guía Alimentaria para la población argentina, Ministerio de Salud de la Nación.

El 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación en relación a la fecha de la fundación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en el año 1945. El objetivo es concientizar sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza.

La Lic. en Nutrición Silvia Juárez, profesional del Staff de Internación del Hospital Universitario Austral, explicó que “la alimentación es un proceso de selección de alimentos, fruto de las disponibilidades y aprendizaje de cada individuo, que le permitirá componer su ración diaria y fraccionarla a lo largo del día, de acuerdo con sus hábitos y condiciones personales”.

¿Cómo pasar a la acción?

Cada uno puede realizar distintas acciones para contribuir a una alimentación saludable y cuidar el planeta. La Lic. Juárez detalló:

  • “Adquirir verduras y frutas de estación que son más económicas, y si se pueden consumir con cáscara, aportan más vitaminas y minerales y también permite reducir los desechos”.
  • “Reemplazar el consumo de productos de pastelería por productos de panificación con harinas integrales y aceites, ayudará a reducir las grasas saturadas de la dieta”.
  • “Enseñar a los niños a llevar su propia botella con agua desde su hogar, para cuidar el desecho de plásticos y evitar el consumo de bebidas con azúcares simples”.
  • “Si te organizas para llevar la comida o la colación desde tu casa como un sándwich de pan, queso y tomate, podés evitar comprar snacks con alto contenido de sodio y grasas, alimentos que son envasados en plásticos”.
  • “Podés cocinar en familia o con amigos. De este modo, intercambiás recetas de diferentes culturas, a la vez que descubrís y probás alimentos que no estaban en tu dieta diaria solo por desconocimiento o costumbre”.
  • “Si leés los rótulos de los alimentos, vas a aprender a elegir aquellos que te aportan los nutrientes en cantidad y calidad necesaria. Además, es una forma de exigir como consumidor al productor y/o a la industria el cuidado de la calidad de los alimentos que ponen en el mercado”.
  • “Si te animás a sembrar en una maceta hierbas aromáticas para condimentar y realizar los sabores en tus platos preferidos, podés disminuir el consumo de aderezos con cantidad de grasas y sal que confunden el sabor propio de los alimentos y no te ayudan a cuidar ni tu salud ni tu billetera”.

La especialista explicó que “pequeñas acciones en las escuelas, en las familias, en las comunidades, en las políticas del estado, en los agricultores y/o en las industrias hacen la diferencia para contribuir desde el lugar que ocupa cada uno al Hambre cero”, lema de la ONU para la agenda global de Desarrollo sostenible 2030. El objetivo es poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover, además, la agricultura sostenible.

Alimentación sana

La Lic. Juárez agregó que “una alimentación saludable implica elegir aquellos alimentos que contienen nutrientes como hidratos de carbono complejos y fibras: cereales integrales, tubérculos y legumbres; hidratos de carbono y fibras como frutas y verduras; proteínas y aminoácidos esenciales como carnes, huevos y legumbres combinados en los platos diarios; grasas insaturadas y ácidos grasos esenciales como palta, frutos secos y aceites vegetales; y vitaminas y minerales, como calcio, zinc, hierro, ácido fólico, vitamina B12, entre otros”. Y sumó: “Dentro de la alimentación se considera también la adecuada hidratación con el aporte de agua”.

Es importante que conozcas los 5 consejos básicos para alimentarte sanamente y cuidar el medio ambiente:

  • Incluí una fruta en tu día
  • Sumá una verdura a tus comidas
  • Compartí con un amigo el almuerzo o la cena
  • El agua también es alimento, recordá hidratarte durante del día.
  • Sé un consumidor responsable, evitá comprar alimentos con excesivos embalajes y aprendé a leer las etiquetas.

Instalar los hábitos saludables desde temprano

La Dra. Andrea Cotti, jefa de Nutrición Infantil del Hospital Universitario Austral explicó que “desde la introducción de los primeros alimentos junto a la lactancia materna, y pasando por la primera infancia, la edad escolar y aún en la adolescencia, la alimentación debe ser tomada como una oportunidad de aprendizaje amoroso y familiar donde la nutrición pasa a ser un intercambio de nutrientes, actitudes, conductas y hábitos a favor de una vida plena y saludable.

El llamado “Entorno saludable” es el ambiente donde se moverá el niño e incluye no solo la familia, sino también la escuela, el club, la casa de los amigos, entre otros. Por eso, es importante estar atentos a los siguientes consejos de la especialista:

  • Intentar hacer la mayoría de las comidas en familia sin televisores encendidos ni teléfonos interrumpiendo. Asegurando un espacio de tranquilidad para fomentar el dialogo.
  • Instaurar la costumbre de la sobremesa en al menos una de las comidas diarias.
  • Establecer los horarios de las comidas familiares desde los primeros años.
  • Considerar el desayuno como una de las principales comidas en familia.
  • Supervisar los alimentos que se consumen en el colegio prestando atención de lo que ofrece el comedor escolar y la oferta del quiosco escolar y, de ser posible, incidir sobre ella solicitando que se incluyan frutas bien lavadas, agua, frutos secos o cereales.
  • Realizar una vianda segura y nutritiva incluyendo frutas y verduras en diferentes preparaciones.
  • Permitir que los chicos manipulen, participen de las compras y la preparación de los alimentos.
  • Variar el color, la forma y el sabor de los alimentos ofrecidos.
  • Disminuir el consumo de alimentos ultraprocesados (prefritos, snaks, galletitas, salchcichas, hamburguesas, caldos, sopas, embutidos, listos para usar etc.) intentando que la mayoría sean productos naturales.
  • No premiar, castigar ni negociar con alimentos (por ej: si comes el brócoli te doy el postre.)
  • Valorizar el aspecto saludable de las comidas compartiendo estos conocimientos en familia.
  • Comer las mismas comidas toda la familia, entendiendo que alguna vez estarán más contentos algunos miembros y otro día, los otros. Así aprenderán a compartir y a tolerar las diferencias.
  • Servir porciones adecuadas a la edad.
  • Tratar de incluir todos los días porciones de lácteos, huevos, carnes magras, incluyendo el pescado, hortalizas y frutas.
  • Consumir legumbres, panes y cereales preferentemente integrales.
  • Usar aceite crudo y evitar la grasa para cocinar.
  • Incorporar semillas y frutos secos.
  • Disminuir el consumo de sal y azúcar.
  • Evitar el consumo de bebidas azucaradas.
  • Tomar agua en todas las comidas.
  • No hay alimentos prohibidos ni permitidos: aprender a diferenciar entre comidas habituales, las que comemos todos los días, de las ocasionales, es decir aquellas que consumimos en algún evento o celebración que, aunque no sean del todo nutritivas, proporcionan alegría y placer.
  • No olvidar que dentro de los hábitos saludables que queremos transmitir está la Actividad Física que debemos promover desde edades tempranas: actividades que comprometan el cuerpo y eviten el sedentarismo; juegos predeportivos como por ejemplo: mancha, escondidas, elástico, soga, etc.; tareas sencillas que inicien a los chicos en la práctica deportiva.
  • Propiciar el uso responsable y prudente de la tecnología: TV, consolas, tabletas y teléfonos celulares.
  • Enseñarles con el ejemplo, si nosotros tenemos hábitos saludables los chicos van a incorporarlos naturalmente.

Si querés conocer las Guías alimentarias para la población argentina, hacé click aquí

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables