fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre

Por el Dr. Omar Trabadelo, Jefe del Servicio de Hemoterapia del Hospital Universitario Austral y docente colaborador de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, y Yesica Delicia, Técnica en Hemoterapia del Hospital Universitario Austral.

El 9 de noviembre se celebra el Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre, en conmemoración a la primera transfusión de sangre realizada en el país por el Dr. Luis Agote en el año 1914.

En los hospitales todos los días hay cirugías complejas, trasplantes de órganos, de medula ósea, patologías que requieren, para su tratamiento, de medicamentos y cuidados como de transfusiones de los distintos hemocomponentes, según su requerimiento. Por esta razón, en este día queremos agradecer a todos los donantes voluntarios que día a día nos ayudan a tener los componentes sanguíneos necesarios para nuestros pacientes, porque saben que se necesita y que hay muchos pacientes que no cuentan con familiares o amigos que puedan acercarse a donar, ya sea porque son del interior del país o del exterior.

“Dono, porque sé que estoy ayudando a alguien que lo está necesitando, esto es como una cadena de favores: ‘Hoy por ti, mañana por mí’”, comenta Carlos Dure Pereyra, uno de nuestros donantes voluntarios.

La medicina ha tenido muchos avances, pero aún no se cuenta con otra forma para obtener la sangre que no sea a través de los donantes. Trabajamos a diario para convertir a todos los donantes de reposición en donantes voluntarios, altruistas y repetitivos; porque son donantes que comprenden mejor la necesidad de quien la está esperando y no buscan obtener más que la satisfacción de saber que ayudan a quien lo necesite.

Hay que erradicar el pensamiento de reservarse para algún familiar porque pueden pasar años y nunca donar sangre, y perderse esa posibilidad de ayudar anónimamente a quien este necesitando, ya sea por un accidente que haya tenido o por cualquier patología que requiera de una transfusión para mejorar su calidad de vida.

La sangre es un componente que se recupera a los 90 días, y pasado ese tiempo ya están en condiciones de volver a donar, el hombre hasta 4 veces al año y la mujer hasta 3 veces.

Desde el año pasado estamos trabajando con la comunidad estudiantil de la Universidad Austral incentivándolos a donar sangre voluntariamente, mes a mes se van sumando cada día más voluntarios. Como el caso de Nicolas Della Nave, alumno de Medicina, quien es un gran promotor de la donación voluntaria no solo de sangre sino también de plaquetas. Nicolás inició a donar sangre voluntariamente porque comprendió la necesidad de tener donantes voluntarios, repetitivos, debido a que son tan pocos aquellos que se acercan para poder abastecer la demanda diaria que tenemos.

Este año, en el Hospital Universitario Austral se realizó la primera colecta intrahospitalaria y hubo una importante concurrencia de personal del hospital a donar. Esperamos el año siguiente poder volver a realizarla y sumar aún más voluntarios, hacer una gran comunidad Austral de donantes voluntarios de sangre.

La Lic. Marcela Martel, donante voluntaria desde el 2011, comprendió que cuenta con un “bien” que puede dar y luego se vuelve a regenerar sin ningún peligro de vida. “Como donante pude comprobar y sigo comprobando que las transfusiones de sangre y los productos sanguíneos ayudan a salvar la vida de millones de personas cada año”, expresa la voluntaria. Además, aumenta la esperanza y la calidad de vida de los pacientes con enfermedades potencialmente mortales, permitiéndoles también la implementación de procedimientos médicos y quirúrgicos complejos.

Carlos Poodts, donante voluntario desde el 2015, nos comenta que dona porque sabe que aún no se puede fabricar la sangre: “Uno se siente bien cuando da, siento alegría, de dar y saber que recibo más que lo que doy.”

En nuestra labor diaria, los hematólogos, vemos dos realidades. Por un lado, los donantes de sangre que extienden sus brazos para dar aquello que saben que otros están esperando, aquello que saben que da vida. Y por el otro, vemos a nuestros pacientes que necesitan de las transfusiones y evidenciamos cómo les va haciendo bien, vemos los pequeños cambios en ellos, y nos alegran el día. Para nosotros son tan importantes como nuestros donantes, motores de nuestro servicio.

En este día tan especial queremos agradecer a todos y a cada uno de los donantes por hacer del Servicio de Hemoterapia un lugar lleno de vida para regalar.

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables