fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

Síndrome de Asperger: Un modo de estar en el mundo

El Síndrome de Asperger es una condición del neurodesarrollo y forma parte del Espectro Autista. La Dra. María del Pilar Carnicer, del Hospital Universitario Austral, explica cuáles son las características y capacidades de las personas con esta condición.

Cada 18 de febrero se celebra el Día Internacional del Síndrome de Asperger, una condición del neurodesarrollo que se encuentra dentro del Espectro Autista. Según la Asociación Asperger Argentina (AsAAr), se trata de “una variación más de la diversidad humana que acompaña a las personas durante toda la vida. Influye en la forma en que éstas dan sentido al mundo, procesan la información y se relacionan con los otros”.

Dentro de las generalidades, si bien cada persona es única, la Dra. María del Pilar Carnicer, del Servicio de Salud Mental Infanto Juvenil del Hospital Universitario Austral, detalló que los individuos “se destacan por sus capacidades relacionadas con la inteligencia dura, racional, unívoca e híper-lógica, como son la memoria, el apego al detalle, la facilidad para la matemática, la tecnología y el pensamiento lógico”, entre otras.

La especialista aseguró que son personas reconocidas por su altruismo, honestidad y lealtad con altos valores humanos. Y explicó que “la dificultad aparece en situaciones concretas en las que es necesario leer y jerarquizar muchas variables al mismo tiempo, en áreas vinculadas a la inteligencia emocional donde abunda la pluralidad de significados y que resultan fundamentales al momento de desenvolverse en entornos sociales”.

Así, aparecen inconvenientes para percibir los aspectos no verbales del lenguaje. La Dra. Carnicer explicó que, quienes poseen Síndrome de Asperger, “suelen ser literales y presentan limitaciones para interpretar chistes y metáforas, por lo que requieren de apoyos para poder acceder a esta información por otros medios”.

Acompañamiento

La dificultad social puede acompañarse de ansiedad, tristeza o depresión. “Las personas con Síndrome de Asperger tienen interés en hacer amigos, pero sus intentos han resultado fallidos. Esto genera dolor y enojo, que puede luego manifestarse con desbordes o reacciones explosivas que el entorno suele no interpretar”, especificó la doctora.

Desde el Programa Argentino para Niños, Adolescentes y Adultos con Condiciones del Espectro Autista (PANAACEA) destacan “la importancia del trabajo con el entorno del individuo, en el caso de los niños con los padres. Cuanto más conozcan los padres acerca del perfil individual de sus hijos, más herramientas tendrán para brindarles los apoyos necesarios y generar un ambiente de desarrollo óptimo, según las posibilidades”.

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables