fbpx
Compartir

Solicitá un Asesor

Deje sus datos para recibir las novedades del Hospital

Novedades

Enfermedades de la Tiroides y COVID-19: claves para la vacunación

La vacuna COVID-19 es la forma más eficaz de protegerse contra la enfermedad. Profesionales de la Clínica de Tiroides del Hospital Universitario Austral explican qué sucede con los pacientes con Enfermedades de la Tiroides y la importancia de la vacunación.

La vacuna COVID-19 es la forma más eficaz de protegerse contra la enfermedad. De todas maneras, hasta no lograr una vacunación masiva, las medidas de seguridad continúan siendo el uso obligatorio de barbijo o tapabocas, la distancia social y el lavado de manos.

La tiroides es una glándula pequeña ubicada en el cuello y es la encargada de producir hormonas triyodotironina (T3) y tiroxina (T4) que repercuten en el metabolismo del cuerpo. Actualmente, la pandemia por COVID-19 hizo cuestionar qué sucede con las enfermedades y cuáles son las recomendaciones de los expertos para la vacunación en cada caso.

Profesionales de la Clínica de Tiroides del Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Austral explicaron que, “si bien no hay más riesgo de contraer COVID-19 por tener una enfermedad tiroidea, la infección por sars-CoV-2 en estos pacientes puede afectar la tiroides dando un cuadro de tirotoxicosis de duración variable, denominada tiroiditis subaguda, como lo hacen otras enfermedades virales”.

Las especialistas remarcaron que “los pacientes con enfermedades tiroideas bien controladas, incluyendo los que tienen enfermedades autoinmunes y cáncer de tiroides, deben recibir vacunación para el COVID-19. Pero no se trata de población de riesgo, sino que deben ser ingresados como población general. Además, actualmente no hay evidencia que indique que estas enfermedades predispongan a tener mayor riesgo de problemas relacionados con la vacuna”.

Si bien es fundamental que cada paciente consulte con su médico para observar su patología en particular, desde el Servicio de Endocrinología aseguran que “las enfermedades de causas endocrinológicas estables y bien controladas no constituyen una contraindicación para recibir la vacunación contra el COVID-19”.

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables