Compartir

Descripción

Cáncer es el nombre por el que se conoce a un conjunto de más de 100 enfermedades en diferentes órganos. Tienen como denominador común el haberse originado a partir de la multiplicación de células normales en células anormales, que pueden resultar peligrosas para el cuerpo humano.

Normalmente, las células se multiplican y mueren constantemente de acuerdo a las necesidades del organismo. Esto significa que se reproducen en forma limitada y con características propias del tejido del que forman parte. Cuando un grupo de células comienza a reproducirse indiscriminadamente, o si las células que deben morir no mueren, se forma un tumor. El tumor es una masa de tejido innecesaria para el organismo, puede ser benigno (no canceroso) o maligno (canceroso).

Los tumores benignos generalmente pueden ser extraídos, aunque en algunos casos esto no es necesario, y no vuelven a crecer. No se diseminan, ni alcanzan a otros tejidos.

En cambio, es común que los tumores malignos crezcan rápidamente, incluso que se expandan sobre los tejidos a su alrededor. Las células que los forman pueden viajar por la sangre o por la linfa a distintos órganos del cuerpo e invadirlos. Este proceso es conocido como metástasis.

El proceso anormal de reproducción celular se produce por una mutación del ADN celular, que contiene la información que programa la vida de la célula. Por lo general, las células cancerosas son diferentes a las normales que les dieron vida, son incapaces de cumplir las funciones de sus antecesoras y se multiplican rápidamente, pues también están alterados sus mecanismos de control del crecimiento. Cuando se producen células defectuosas, el sistema inmunológico puede detectarlas y eliminarlas, pero en algunos casos, estas células siguen con vida y se reproducen formando tumores.

La identificación de cada tipo particular de cáncer dependerá del órgano en el que se haya originado. Algunos tipos de cáncer no forman tumores, como por ejemplo, la leucemia, que se origina en la médula ósea.

Aunque existen más de 100 tipos diferentes de cáncer, todos comienzan con una modificación en una sola célula que se multiplica. Esta mutación puede iniciarse por agentes externos o por factores genéticos heredados.

Se conocen carcinógenos físicos como la luz ultravioleta y la radiación ionizante; carcinógenos químicos, como el asbesto y el humo del tabaco y carcinógenos biológicos, como ciertas infecciones causadas por determinados virus, bacterias o parásitos.

El envejecimiento es otro factor que aumenta las posibilidades de desarrollar tumores malignos. Se estima que esto es así porque con la edad se acumulan en el organismo factores de riesgo y a ello se suma la normal pérdida de eficacia en los mecanismos de reparación celular.

En muchos casos, aún se desconocen los motivos por los que se produce la variación genética que origina el cáncer.

Según informa la Organización Mundial de la Salud, el cáncer es la primera causa de muerte en el mundo. Entre los hombres son más frecuentes los cáncer de pulmón, estómago, hígado, colon – recto, esófago y próstata, entre las mujeres son más comunes los de mama, pulmón, estómago, colon – recto y cuello uterino. Sin embargo, estas estadísticas varían de acuerdo a los países y en algunos lugares del mundo son más comunes ciertos tipos de cáncer, incluso poco habituales en otras naciones.


Síntomas

Los síntomas del cáncer dependen del órgano que está afectado por la enfermedad, la localización del tumor en dicho órgano y el tipo de tumor del que se trate.

En algunos tipos de cáncer, pueden presentarse síntomas tempranamente, otros son completamente asintomáticos hasta que la enfermedad se encuentra en un estadio avanzado.

Algunos síntomas comunes en diferentes tipos de cáncer son:

– Inflamación
– Dolor
– Indigestión persistente
– Tos persistente
– Pérdidas de sangre


Prevención y tratamiento

Existen factores de riesgo detectados que la Organización Mundial de la Salud recomienda a las naciones tener en cuenta para la prevención del cáncer:

– Consumo de tabaco
– Exceso de peso y obesidad
– Consumo insuficiente de frutas y hortalizas
– Inactividad física
– Consumo de alcohol
– Virus de Inmunodeficiencia Humana (HIV)
– Virus de Papiloma Humano (HPV)
– Contaminación del aire
– Presencia de humo en ambientes interiores por el uso doméstico de combustibles sólidos

La detección precoz de tumores es una de las herramientas más eficaces para evitar el desarrollo del cáncer.  En este sentido, por ejemplo, se recomienda practicar colonoscopías ante la presencia de sangre en las heces, para prevenir el cáncer de colon y, a las mujeres, realizar exámenes periódicos ginecológicos, para la detección temprana de tumores en mamas o en el útero.

Los tratamientos para combatir el cáncer son diferentes de acuerdo al órgano afectado, el lugar en el que se encuentra el tumor en el órgano, el tipo de tumor de que se trate y la etapa o fase en la que se encuentre el cáncer.

Si el cáncer está confinado a un solo lugar y no se diseminó, es posible realizar una cirugía para extraerlo. Es común que el cáncer alcance a los ganglios cercanos al tumor y es posible que se indique también su extracción.

Opciones tales como radioterapia o quimioterapia pueden aplicarse cuando el cáncer no se reduce a un tumor y no puede ser extirpado. También alguna o ambas alternativas pueden utilizarse luego de la cirugía, para prevenir la diseminación de células del tumor extirpado.

Existen medicamentos que aplicados en función del órgano afectado o el tipo de tumor, pueden reducir su tamaño. Algunos tratamientos farmacológicos tendrán como objetivo generar condiciones favorables para realizar una cirugía que permita extraer el tumor.

En el caso de la leucemia, un transplante de médula ósea puede ser la opción cuando otros tratamientos fracasaron.

La combinación particular de tratamientos será determinada por el médico especialista y conversada con cada paciente, tomando en cuenta los beneficios, riesgos y efectos colaterales de cada terapia.

Fuentes: National Cancer Institute, Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, Asociación Argentina de Cáncer, OMS

Acreditado por Joint Commission InternationalOAAMiembro de la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables