+54 (230) 438-8888

Servicios Médicos

Alergología e Inmunología Clínica

El Servicio de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) se dedica a diagnosticar y tratar en forma específica las enfermedades inmuno-alérgicas, como así también crear un ámbito asistencial seguro para el paciente alérgico que se atiende en el Hospital.

Está compuesto por uno de los grupos de profesionales especializados más grande de la Argentina y Latinoamérica, con formación en el conocimiento científico y disciplinas relacionadas con la alergia e inmunología, que lo enriquece y potencia, como son la clínica médica, la pediatría, la investigación y la docencia.

Sus integrantes forman parte activa de distintos programas nacionales e internacionales, en campos como la alergia alimentaria, las inmunodeficiencias primarias, el angioedema heredo familiar, el asma, la urticaria y otras patologías.

El enfoque del SEAIC es la prevención de la alergia atópica e inmuno-patologías basados en el diagnóstico y tratamiento etiológico de la enfermedad.

Patologías que trata

  • Rinitis
  • Sinusitis atópicas
  • Poliposis nasal recidivante
  • Conjuntivitis alérgica
  • Penfigoide ocular benigno
  • Hipoacusia sensorioneural autoinmune
  • Asma
  • Neumonitis por hipersensibilidad
  • Urticaria
  • Dermatitis atópica.
  • Angioedema heredofamiliar
  • Alergia a medicamentos
  • Alergia a alimentos
  • Inmunodeficiencias primarias
  • Inmunodeficiencias secundarias
  • Hipoacusia sensorioneural autoinmune
  • Infertilidad de causa inmunológica
  • Enfermedades inflamatorias intestinales

Tratamientos que ofrece

  • Desensibilización aero-alérgenos
  • Desensibilización a fármacos
  • Gammaglobulino terapia
  • Inmunosupresión

Cuerpo Médico

Tratamientos destacados

  • Tratamiento desensibilizante de alergia para aeroalérgeno

Los pacientes con alergia (atópica) reaccionan a sustancias del medio ambiente mediante congestión, broncoespasmo, dermatitis, urticaria, entre otras reacciones. Con la idea de tratar la sensibilidad del pacientes a los alérgenos que hacen de “gatillo” de la enfermedad, se realizan los tratamientos desensibilizantes de alergia.

Los mismos están indicados en aquellos pacientes que sufren síntomas durante más de cuatro meses y que buscan una solución duradera y evitar así el uso crónico de distintos medicamentos para la trata de enfermedades que tienen un origen común que puede ser la rinitis y el asma.

 

  • Gammaglobulino terapia

La administración de Gammaglobulina, ya sea en forma endovenosa o subcutánea, es el tratamiento de elección para muchas inmunodeficiencias primarias.

El tratamiento se ajusta de acuerdo a parámetros de laboratorio y clínicos.

La selección de la vía de administración, la periodicidad y el manejo global del paciente con inmunodeficiencia es fundamental a la hora de decidir el esquema de tratamiento mas adecuado que contemple controlar la enfermedad con el menor impacto emocional posible.

 

 

 

  • Tratamiento desensibilizante para fármacos

Se utiliza en situaciones muy especiales, cuando las mejores o únicas opciones terapéuticas no se pueden utilizar dado que el paciente es alérgico. Uno de los casos más dramáticos se da cuando por por ejemplo una embarazada necesita penicilina pero es alérgica. En ese caso después de una evaluación por parte del equipo de salud (Obstetricia, Medicina Interna, Farmacia y Alergología) se puede decidir realizar un procedimiento de desensibilización al fármaco.

En pacientes ambulatorios, este tipo de procedimientos son requeridos para inducir la tolerancia de drogas oncológicas, productos biológicos, vacunas y anti inflamatorios no esteroideos.

 

  • Inmunosupresión

Destinada a controlar una respuesta inmune por exceso, que daña al propio organismo.

Muchas enfermedades exigen inmunosupresión, por ejemplo, el penfigoide ocular benigno, reacciones de hipersensibilidad, hipoacusia sensorioneural autoinmune, entre otras enfermedades.

 

 

Pruebas percutáneas, intradérmicas y epicutáneas

Una vez que fuera evaluado, el médico especialista puede solicitarle pruebas en la piel para detectar a qué es alérgico.

Existen distintas formas de realizar las pruebas. En todas debe tener en cuenta:

  • No haber recibido medicamentos con corticoides o antihistamínicos o anti leucotrienos, al menos una semana antes del estudio. Tenga en cuenta que incluye las cremas que tengan estos principios activos.
  • No haber tomado medicamentos que puedan interferir con las pruebas, como lo son algunos psicofármacos, en ese caso el medico evaluador le recomendará cómo suspenderlo. Evitar suspender un psicofármaco u otro medicamento sin estricta supervisión médica.
  • Algunos fármacos que se usan para tratar enfermedades cardíacas o anti hipertensivos, llamados beta bloqueantes, tampoco son recomendables.
  • Haber pasado un mes o más desde que haya tenido una reacción alérgica grave.
  • Al momento de las pruebas el paciente no debe presentar una reacción alérgica importante. En todos los casos será evaluado por el médico a cargo del procedimiento.
  • Si cree que es alérgico a un alimento determinado, no lo ingiera al menos tres días antes de realizar la prueba.

Procedimientos:

  • Pruebas percutáneas con lectura planimétrica computarizada

Estas pruebas se realizan en el brazo o la espalda, por medio de una lanceta plástica que inocula el alérgeno en cuestión. Luego de 15 a 20 minutos se lee la reacción por medio de un escáner. El mismo arroja como resultados las medidas de la superficie irregular de cada una de las pruebas, como así también sus diámetros y los compara con dos controles uno positivo y otro negativo. Posteriormente, los datos son analizados por medio del programa.

Este tipo de pruebas se puede realizar a cualquier edad. Los resultados tardan en ser procesados 15 días.

 

  • Pruebas intradérmicas

Son similares a las anteriores, pero se utilizan agujas y jeringas. Están indicadas en situaciones muy específicas, por ejemplo, para estudiar la sensibilidad a los medios de contraste.

 

  • Pruebas epicutáneas

Mejor conocidas como parches, para realizarlas se aplica sobre la piel del paciente una suerte de “chapita circular». En una de sus superficies tiene aplicada una capa de una sustancia oleosa que contiene el alérgeno y que es la que toma contacto con la organismo. La misma se la deja aplicada 48hs, por eso la prueba comienza un día y los resultados se leen a las 48hs. En algunos casos la lectura puede hacerse hasta 96hs después de ser aplicado.

 

  • Tratamiento desensibilizante de alergia

Es importante tener en cuenta lo siguiente:

-No se puede realizar en el curso de una infección o enfermedad grave.

-No se puede administrar en el curso de un acceso asmático moderado o severo.

-No es recomendable que el paciente esté recibiendo medicamentos beta-bloqueantes ni antiinflamatorios no esteroideos.

-Si presentó algún tipo de reacción relacionada con la vacuna, debe avisar al médico tratante antes de la próxima dosis.

-Debe esperar al menos 20 minutos en la sala de espera antes de que el medico lo evalúe post administración de la vacuna. En el caso que el paciente se retire sin esa evaluación, el médico tratante deberá repetir la ultima dosis en la que el paciente fue evaluado. Ante hechos reiterados de ausencias sin control se puede decidir discontinuar el tratamiento con la idea de que el mismo sea seguro para el paciente.

-Una vez administrado el tratamiento desensibilizante de alergia, el paciente no debe realizar actividad física por el término de 2 horas.

Información para pacientes con alergia alimentaria

  • Los profesionales del Servicio de Alergología e Inmunología Clínica, junto a ecónomos, nutricionistas, docentes y pacientes, han escrito un libro destinado a personas con alergia alimentaria. En el mismo se detallan conceptos básicos de la enfermedad, síntomas a tener en cuenta, planes de acción ante una alergia grave, medidas para controlar el bullying y recetas de cocina, entre otros contenidos interesantes. Para más información, hacer clic aquí.

 

Solicitar turno