+54 (230) 438-8888

Colecistectomía laparoscópica

La vesícula biliar es un órgano que se encuentra por debajo del hígado. Es responsable del almacenamiento de la bilis que luego se utiliza para la digestión. La indicación más frecuente para la cirugía de vesícula es el dolor abdominal luego de las comidas secundario a la presencia de cálculos en la vesícula (cólico biliar).

Se indica la cirugía para evitar la colecistitis (inflamación de la vesícula), la pancreatitis (inflamación del páncreas por la migración de un cálculo por la vía biliar) y la colangitis (la infección de la vía biliar por la oclusión de ésta por un cálculo). También puede indicarse la colecistectomía ante la presencia de pólipos en la vesícula.

La cirugía se realiza a través de 4 incisiones pequeñas, bajo anestesia general. Durante el procedimiento se realiza también una colangiografía, que permite evidenciar si existe algún cálculo en la vía biliar. De encontrarlo, se procede a la extracción de éste (instrumentación de la vía biliar).

El riesgo de sufrir complicaciones depende del estado general de salud del paciente y del motivo por el cual y momento en el cual se somete a la cirugía.

El procedimiento se realiza habitualmente de forma ambulatoria, por lo que el paciente vuelve a su domicilio el mismo día de la cirugía. Luego debe seguir una dieta y evitar esfuerzos.

Hernioplastia inguinal laparoscópica

Alrededor del 75% de todas las hernias del abdomen se presentan en la región inguinal. La hernia inguinal es la protrusión del contenido de la cavidad abdominal a través del orificio inguinal o de una zona de debilidad de la pared posterior del conducto inguinal. El bulto que se produce puede ser doloroso, especialmente al toser, inclinarse o levantar peso. Sin embargo, muchas hernias no causan dolor.

El diagnóstico se realiza mediante el examen físico. En algunas ocasiones se pueden solicitar estudios complementarios como una ecografía o tomografía.

La cirugía se indica para el tratamiento de los síntomas y para prevenir las complicaciones de las hernias: su contenido puede quedar atrapado (encarcelado) en la pared abdominal, puede interrumpirse el flujo sanguíneo hacia el tejido que está atrapado (estrangulamiento).

El tratamiento es quirúrgico y consiste en la reintroducción del contenido abdominal y reparación y refuerzo de la pared inguinal con una malla. La hernioplastia laparoscópica es un procedimiento quirúrgico muy frecuente, que se realiza bajo anestesia general. Habitualmente se otorga el alta el mismo día de la cirugía. Se deben evitar los esfuerzos importantes las primeras semanas luego de la hernioplastia.

Colectomía laparoscópica

La colectomía es la resección de parte o la totalidad del intestino grueso, ya sea por patología benigna o maligna, programada o de urgencia. La cirugía puede indicarse por cáncer, pólipos, enfermedades inflamatorias, sangrado, perforación, enfermedad diverticular u obstrucción intestinal.

Usualmente se realiza por vía laparoscópica, otorgando los beneficios de la cirugía mínimamente invasiva, con menor dolor postoperatorio, recuperación más rápida y menor tiempo de internación. Pero no todas las personas son candidatas para someterse a este procedimiento mínimamente invasivo. Además, en algunas situaciones, la operación puede comenzar por vía laparoscópica, pero las circunstancias exigen que el equipo quirúrgico la transforme en una colectomía abierta. La cirugía se realiza bajo anestesia general. Luego de resecar el sector de intestino grueso, se vuelve a unir el intestino, ya sea con sutura mecánica o manual. En algunas ocasiones se requiere la confección de una ostomía.

El riesgo de complicaciones dependerá del estado general del paciente al momento de la cirugía, los antecedentes, patología que motivó la cirugía y el tipo de cirugía realizada.

El postoperatorio se cursa en sala de internación general, excepto que el paciente presentare antecedentes o una patología que hagan que requiera cuidados de mayor complejidad.

El alta hospitalaria se otorga cuando el paciente esté comiendo, deambulando, con buen control del dolor con la medicación vía oral y sin evidencia de complicaciones, usualmente a los 5 días de la cirugía. Ya en casa, el paciente debe seguir una dieta y evitar esfuerzos.

Solicitar turno